La delegada del Gobierno destaca la colaboración entre el Gobierno de España y la Junta de Castilla y León para desarrollar proyectos de modernización en la comunidad autónoma

La delegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín Juárez, ha manifestado esta mañana en Llamas de la Ribera que “la modernización de los regadíos es una de las mejores herramientas que tenemos en determinadas zonas de esta comunidad autónoma para crear empleo y fijar población”.

Esta mañana, Mercedes Martín, acompañada por la presidenta de la Confederación Hidrográfica del Duero, Cristina Danés, y por el subdelegado del Gobierno en León, Faustino Sánchez, entre otras autoridades locales, provinciales y regionales, ha visitado esta localidad leonesa invitada por los presidentes de las comunidades de regantes de Presa Camperón, Presa Forera y Canal de Carrizo, Demetrio Fernández, Luis Fuertes y José Antonio Amor, respectivamente.

La delegada del Gobierno ha manifestado que no “podía rehuir esta invitación porque insistieron mucho en querer mostrarnos con orgullo lo que llegará a ser su regadío modernizado y, sobre todo, los trabajos de recogida, pelado y secado del lúpulo que es el principal cultivo para el que se utiliza y utilizará el regadío de la zona”.

Para la representante del Gobierno de España en Castilla y León, “es un ejemplo a seguir puesto que la modernización de nuestros regadíos es imprescindible para garantizar la sostenibilidad de la agricultura como motor de desarrollo rural y también como elemento básico de nuestro sistema agroalimentario”.

España es el país de la Unión Europea con más superficie de regadío. Nos acercamos a los 4 millones de hectáreas regadas lo cual supone un 14 por ciento de la superficie agraria útil en la que se cultiva dos terceras partes de la producción final vegetal.

“A nadie se le escapa”, ha dicho la delegada, “que la utilización del regadío tiene como contrapartida el uso de un volumen importante de agua en un territorio, el español, en el que este bien imprescindible es escaso. Necesitamos, por tanto, una gestión inteligente de nuestros regadíos en los que se incorpore conocimiento e innovación”.

Para Martín Juárez, “es la única forma de conseguir además una gestión sostenible que haga un uso más eficaz de los recursos, no sólo para preservar el medio ambiente, que es esencial, sino también para que nuestros agricultores sean más competitivos. La modernización conduce así mismo a una gestión integradora que fomenta una economía que prima el empleo y, con él, la cohesión social y territorial”.

COLABORACIÓN INSTITUCIONAL

La delegada ha destacado igualmente que “los regadíos que se están modernizando en nuestra comunidad autónoma son un ejemplo de colaboración entre instituciones puesto que el Gobierno de España y la Junta de Castilla y León van de la mano en muchas de estas actuaciones”.

Ha puesto de manifiesto como ejemplo de esta colaboración las siete modernizaciones que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación está realizando a través de la Sociedad Estatal de Infraestructuras Agrarias (SEIASA) en esta comunidad autónoma, “el 53 por ciento de todas las que ejecuta en toda España. Y hablo de las cinco en previsión para acometer en la siguiente encomienda. Supondrán el 66 por ciento de las que se realicen en España a través de esta Sociedad Estatal, de SEIASA”.

Si de las siete en marcha, dos se ubican en esta provincia (en el Páramo y Páramo Bajo), de las cinco nuevas encomiendas tres serán modernizaciones en León: Canal Alto de Villares, Presa de la Tierra y Canal de Velilla. En total, estas tres más el de Pisuerga en Palencia y el del Canal de San José en Zamora, supondrán una inversión cercana a los 50 millones de euros.

“Y estas modernizaciones”, según ha puesto en valor la delegada, “cuentan con el apoyo decidido de la Junta que invierte el 26 por ciento del total de la obra”.

En los regadíos de Presa Camperón, Presa Forera y Canal de Carrizo actúa la Junta de Castilla y León a través del ITACYL. En estos momentos, está redactando el proyecto. Por parte de la Confederación Hidrográfica del Duero está próxima la resolución del punto de toma y caudal necesario.

EL LÚPULO EN EL ÓRBIGO

Se trata de una infraestructura de riego modernizado de 900 hectáreas gracias a una inversión de 10 millones de euros. “Pero lo más relevante”, según Mercedes Martín, “es que esta actuación capacita a los comuneros para que puedan aumentar de una manera muy importante la producción de lúpulo cuando, en 2022, esté finalizada la modernización”.

Según se ha dicho durante la visita, Llamas de la Ribera produce el 20% del total de lúpulo que se produce en España. La comarca del Órbigo, el 85% del total nacional. Y la provincia de León, el 96% de todo el lúpulo de nuestro país. En número total de hectáreas, en España se utilizan para cultivar esta planta esencial para la industria cervecera unas 550, la inmensa mayoría en León. La modernización permitirá regar 900 hectáreas con lo que se podrá casi duplicar la producción nacional de lúpulo.

El cultivo de lúpulo en nuestro país no cubre la demanda nacional que utiliza para la fabricación de cerveza el 98% de lo que se produce. El resto se destina a la fabricación de cosméticos y productos terapéuticos.

“Con la modernización”, ha destacado la delegada, “se contribuirá a potenciar una agricultura más productiva y competitiva que generará empleo y, por tanto, desarrollará nuestro medio rural y revitalizará nuestros pueblos. Y aquí me quiero detener para terminar porque no puedo dejar pasar la oportunidad de hablar del problema más grave que atraviesa Castilla y León, la despoblación”.

Mercedes Martín ha aportado el dato de que Llamas de la Ribera tenía en 1950 más de 2.500 habitantes cuando actualmente, ronda los 800.

“Espero y deseo”, ha concluido, “que el regadío, que el lúpulo y toda la industria que se pueda generar a su alrededor sirva para frenar este proceso que estamos obligados a combatir con todas nuestras fuerzas porque está en juego el futuro de nuestros pueblos, de nuestra comunidad autónoma”.

Impactos: 44