A pesar de que agosto no suele ser un buen mes para la creación de empleo, la provincia de León logró reducir su cifra de desempleados en 529 personas, casi un 2% de bajada, encabezando el descenso del paro de Castilla y León, y dejando el número total de parados en 27.185 personas.

Es un dato llamativo y muy positivo por varias razones: primero, porque el mercado laboral se comportó notablemente mejor que hace un año, – cuando los datos tampoco fueron malos -; segundo, porque han sido agricultura e industria los sectores que más han contribuido al descenso del paro, aventajando a servicios que suele ser quien más tira del empleo en la provincia y tercero, porque León encabeza el descenso del paro en la comunidad que ha sido la única en España con datos favorables en creación de puestos de trabajo en agosto.

Destacamos también que la provincia ha ganado en un año 1.776 nuevos afiliados a la Seguridad Social.

En la comparativa anual, el análisis del comportamiento del paro se salda con un descenso en León del 6,75%. En un año, casi 2.000 leoneses borraron sus nombres de las listas del paro, una noticia esperanzadora que, sin embargo, ofrece otra cara menos favorable porque se va frenando la creación de empleo y muchas amenazas se ciernen sobre la economía española, europea y mundial que repercutirán, sin duda, en la provincial.

El CEL sigue reivindicando el desbloqueo institucional ya que el problema de inestabilidad política que vive España se puede traducir en problemas económicos por la parálisis en la toma decisiones, la falta de presupuestos y de actualización de medidas y reformas vitales para la actividad empresarial y la generación de nuevas inversiones y puestos de trabajo.

Impactos: 19