El pregón inaugural corrió a cargo de Crispín de Olot, entre talleres infantiles, espectáculos de cetrería y una queimada popular

Valencia de Don Juan se adentra este fin de semana en el medievo con las calles ambientadas para la ocasión y con una apuesta por la artesanía, la orfebrería, la cultura y la diversión para todos los públicos.

Ayer por la tarde, con el jocoso pregón de Crispín de Olot, quedó inaugurada la Feria en la que todo el protagonismo fue para los puestos y los visitantes de la feria que llenaron de júbilo y esplendor los jardines del Castillo de Valencia de Don Juan, marco incomparable para acoger estas jornadas.

Este sábado, a partir de las 11 arrancarán las actividades con los pasacalles que animarán una mañana donde el vuelo de halcones y el tiro con arco serán tan solo dos de las muchas actividades programadas como los pintacaras o los talleres de elaboración de trajes de época y de pintura medieval.

Por la tarde, a partir de las 18:30 horas, se retomarán las actividades con dos platos fuertes, el Gran Torneo de Caballeros en el interior del Castillo y, si no lo impide el tiempo, en el auditorio a las 23 horas se celebrará el espectacular asalto de fuego “La Traición de los Acuña”.

Mañana será la jornada de clausura con numerosas y variadas actividades desde las 11 del mediodía hasta las 11 de la noche, con más pasacalles y exhibiciones de cetrerías hasta llegar a la clausura que consistirá en un espectáculo de fuego y pirotecnia que pondrá el broche de oro a estos días en los que los coyantinos y visitantes han retrocedido siglos atrás y viajado hasta el medievo.

Impactos: 23