La Selección y Alemania reeditarán el domingo en Udine la final de 2017.

España volvió a lucir su mejor fútbol, remontada incluida, para meterse en la final del Europeo Sub 21. La Selección se impuso (4-1) a Francia en Reggio Emilia (Italia) y se jugará el título con Alemania, que se impuso (2-4) a Rumanía. Una reedición de la final de hace dos años, que ganaron los alemanes.

Luis de la Fuente introdujo dos cambios respecto al equipo que maravilló ante Polonia: Vallejo, ya recuperado, y Junior en lugar de Meré y Aarón. Pudo contar al final con Oyarzabal, que repitió como falso ‘9’ pese a haberse marchado del anterior partido llorando y en camilla.

Dos jugadas dudosas marcaron el inicio. Dani Olmo reclamó penalti por mano de Ballo-Touré, que arrastró el balón con el brazo despegado, pese al gesto con el que el árbitro búlgaro Kabakov quiso frenar las protestas. Acto seguido, Reine-Adélaïde cayó en el área tras un agarrón de Junior y el colegiado esta vez lo vio más claro. Mateta engañó a Sivera justo cuando se cumplía el cuarto de hora. El estropicio pudo ser mayor, porque apenas dos minutos después Mateta estuvo a punto de volver a marcar. Esta vez el portero se cruzó en su camino.

A España le costaba coger el hilo, pero seguía tratando de dominar y haciendo mucho daño con las subidas de sus laterales. Primero con una de Junior, cuyo centro atravesó el área chica sin encontrar rematador, y luego con una de Martín, que acabó con un paradón de Bernardoni a remate de Fornals. En el posterior saque de esquina empató Marc Roca, al que Bernardoni paró el primer remate, con la derecha, pero no el segundo, con la izquierda y mucha rabia. El partido volvía a empezar y ya pertenecía a España.

Francia se sacudió durante algunos minutos el dominio, pero todas las ocasiones llegaban a su área: Núñez de espuela, la enésima subida de Junior… España golpeó dos veces, y en qué momentos: antes y después del descanso. En el descuento del primer tiempo, Konaté pisó a Oyarzabal y, esta vez sí, Kabakov señaló el penalti, que transformó el delantero de la Real Sociedad. Y justo tras la reanudación llegó el 3-1, en un contragolpe del propio Oyarzabal y Fabián (omnipresente un día más) culminado por Dani Olmo.

Francia movió el banquillo. Sacó a Moussa Dembélé, reservado de inicio porque arrastraba molestias, pero España estaba firme en defensa. El 4-1 final llegó tras un centro sedoso de Fornals con el exterior que Mayoral, relevo de Oyarzabal, mandó a la red de un obús.

 4- España: Sivera; Aguirregabiria, Vallejo, Nuñez, Junior; Roca, Fabián (Merino, m.85), Ceballos (Soler, m.74); Olmo, Fornals, Oyarzabal (Mayoral, m.63).

1- Francia: Bernardoni; Dagba (Amian, m.23), Upamecano, Konaté, Ballo Touré; Tousart (Dembelé, m.58), Guendouzi, Aouar, Reine Adelaide; Ikoné y Mateta (Thuram, m.71).

Goles: 0-1, m.15: Mateta (penalti); 1-1, m.28: Roca; 2-1, m.45+3: Oyarzabal (penalti); 3-1, m.47: Olmo; 4-1, m.67: Mayoral.

Árbitro: Georgi Kabakov (BUL). Mostró cartulina amarilla a los españoles Firpo (m.14), Fabián (m.25), Aguirregabiria (m.82) y a Nuñez (m.90) y a los franceses Mateta (m.18) y Thuram (m.81).

Incidencias: Partido correspondiente a las semifinales del Europeo sub-21 disputado en el estadio Mapei Stadium de Reggio Emilia (norte de Italia) ante 6.522 espectadores.

MIGUEL GUTIÉRREZ

www.20minutos.es

Impactos: 16