Khaled llegó nervioso a la sede del grupo de teatro del barrio. Iba a decirles que le gustaría formar parte del equipo y no sabía si le aceptarían o le harían alguna prueba para dejar que se incorporara a “Arco Iris” que así se llamaba el grupo de teatro.

           Subió las escaleras con mucho sigilo, pues igual estaban ensayando y no quería molestarles, como pudo comprobar, así era. Se sentó en la última fila y esperó a que terminaran de ensayar.

           Al terminar el ensayo no pudo por menos de aplaudir.

           Más tarde, el aplaudido era él, ya que para demostrarles lo que le gustaba el teatro, les hizo una pequeña demostración de sus exquisitas sombras de manos.

           Mordida existencial: El grupo de teatro “Arco Iris”, ha demostrado que aún en épocas de alguna baja que otra, siguen siendo los mejores. Lo dan todo y salen a las tablas con total maestría.

           El pasado domingo, en la sala del Círculo o Casino, como aquí lo denominamos, de Veguellina de Órbigo, nos deleitaron con el sainete “Vaya un lío”  que nos hizo olvidarnos por un buen rato de los demonios que a veces nos corroen.

           Para acabar la función, hubo una sorpresa con mucho sabor y humor. Vicente nos deleitó con dos monólogos que dieron un broche de oro a la representación.

           El teatro, además de ser el espejo del pueblo, es la gran gragea que se disuelve amablemente en tu cerebro para darte calma y aprendizaje.

           Es de agradecer al grupo “Arco Iris” la gran labor y la constancia desde hace tantos años. Destacar que entre los actores, más bien actrices (lo digo porque hay más mujeres que hombres), acogen con gran cariño a alguna persona con cierta discapacidad, que precisamente muestra tanta o más capacidad que las demás.  Una labor encomiable. ¡Enhorabuena “Arco Iris”, por hacer del teatro un camino integrador!

           Desde el grupo de teatro, animan a que se acerquen las personas que tienen el gusanillo de la interpretación metido en el cuerpo, pues ahora están un poco escasos de personal, para ello solo hay que llamar al 644 395 755 o acercarte a la biblioteca, donde Elena, nuestra bibliotecaria, te explicará todo con detalle.

           Solo me resta decir: ¡Bravo “Arco Iris”! Que Talía os guíe por mucho tiempo.

           Manuela Bodas Puente – Veguellina de Órbigo

Impactos: 24