El Diario de León recuerda hoy (sección almanaque) que un 2 de junio de hace 25 años el entonces ministro de Agricultura, Luis Atienza, inauguró la puesta en funcionamiento del Canal Alto de Payuelos, la primera y mayor infraestructura de conducción de agua del Embalse de Riaño a los regadíos de Payuelos en la comarca de Sahagún. Años más tarde la ministra de  Medio Ambiente, Cristina Narbona, inauguró la red secundaria de tuberías distribuyendo el canal en tres zonas regables: Esla, Centro y Cea. En la actualidad la única zona transformada y por lo tanto convertida en regadío es la Zona Esla, la cual con 6.600 hectáreas en regadío  representa el 26,4% de las 25.000 hectáreas de superficie a transformar en regadío dependiente de este canal. El canal está sirviendo también en la actualidad para llevar el agua al río Cea que después se trasvasa al sistema Carrión para regar en Valladolid y Palencia.

El Canal Bajo de Payuelos, segunda gran infraestructura de conducción de agua de esta zona regable, finalizada hace dos años, y cuyo convenio para la puesta en explotación se ha acordado recientemente con la Comunidad de Regantes, transformará en regadío 14.600 hectáreas, que a día de hoy siguen pendientes.

ASAJA recuerda que han pasado más de treinta años del cierre de la presa de Riaño y veinticinco desde la construcción del Canal Alto de Payuelos. El Canal Bajo de Payuelos es de más reciente construcción. Los regadíos a pie de finca, con toda la infraestructura acabada,  se ciñen a 6.600 hectáreas, el resto, hasta unas 39.600 hectáreas, siguen de secano salvo una  superficie pequeña que se riega en precario.

Los compromisos para la puesta en regadío de las 33.000 hectáreas pendientes se recogen en el Plan Coordinado de Obras entre el Estado y la Junta de Castilla y León, publicado en el BOE del jueves 30 de abril de 2015. Los compromisos adquiridos por la Juta de Castilla y León avanzan a un ritmo razonable, mientras que por el contario los de Estado acumulan un importante e injustificado retraso.

ASAJA recuerda que la promesa incumplida de llevar el agua de Riaño a la comarca de Sahagún se ha saltado ya una generación de agricultores, privando a esa comarca de la generación de riqueza, empleo y mejoras sociales propias de las comarcas agrarias de regadío, de las cuales hay buenos ejemplos en la provincia de León. Años como el actual, en los que la sequía acaba con las cosechas, es cuando más se lamenta el sector por la sensación de olvido por parte de la clase gobernante.

Impactos: 18