Según el Informe de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, entre 2010 y 2017, la Comunidad se sitúa por encima de la media nacional tanto en gasto en Atención Primaria como en esfuerzo relativo, número de profesionales en relación con la población y valoración de los ciudadanos.

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública ha difundido un informe titulado ‘Repercusiones de la crisis en la Atención Primaria. Evolución en las comunidades autónomas’. Dicho estudio pretende analizar este aspecto, establecer comparativa de datos entre los años 2010 y los últimos disponibles y conocer, también, cómo ha evolucionado la opinión de los ciudadanos sobre la Atención Primaria en estos años. Utiliza para ello datos del Ministerio de Sanidad, aunque en algún epígrafe los aportados en el informe no coinciden con los publicados por el Ministerio.

Tanto en gasto en Atención Primaria como en esfuerzo relativo, en número de profesionales en relación con la población, valoración de los ciudadanos y otros aspectos, el informe refleja una situación en Castilla y León sensiblemente mejor que la media nacional.

Entre los principales datos reflejados en el informe destaca, por ejemplo, que el gasto público en Atención Primaria respecto al total del gasto sanitario incluido en el informe no concuerda con los datos del propio Ministerio. No obstante, tanto el informe como los datos oficiales reflejan que Castilla y León es la cuarta comunidad con mayor porcentaje de su gasto destinado a Atención Primaria: en 2016, se destinó en Castilla y León un 15,93 % del total y la media española fue del 14,3 %

Asimismo, el gasto por habitante y año en Atención Primaria se ha mantenido estable durante la crisis: en Castilla y León, pasó de 237 euros por habitante, en 2010, a 228 euros, en 2016; la media española pasó de 199 a 196 en el mismo período. Castilla y León es la cuarta comunidad con mayor gasto por habitante en Atención Primaria, destinando, en 2016, un 16,5 % más que la media de las comunidades.

Se ha mantenido también el número de médicos de familia. La media de población asignada a cada médico pasó de 931, en 2016, a 916, en 2017, mejorando por tanto en un 1,6 % La media española pasó de 1.398 a 1.357 en esos años. Así, durante estos años, Castilla y León ha sido la comunidad con mejor ratio de médicos de familia en Atención Primaria; se ha reducido ligeramente la población asignada a cada médico y la ratio era, en 2017, un 32 % mejor que la media nacional.

Además, se analiza también el porcentaje de médicos de familia con más de 1.500 tarjetas asignadas. Castilla y León es la comunidad con mejores datos: solo el 11 % de los médicos de Atención Primaria tienen asignadas más de 1.500 tarjetas sanitarias; la media nacional es del 41 % También es la comunidad que más ha reducido este indicador: del 25,3 % en 2010, al 11,8 % en 2017; en España, pasó del 45,1 al 41,4 %

Mejor también en pediatría

Del informe se extrae también que en pediatría de Atención Primaria la evolución ha sido similar: la ratio niños/pediatra entre 2010 y 2017 pasó de 910 a 896; en España, de 1.037 a 1.018. La ratio de pediatras en Castilla y León ha mejorado ligeramente y, en 2017, era un 12 % mejor que la del Sistema Nacional de Salud.

Los datos que se aportan de enfermería en Atención Primaria también han mejorado entre 2010 y 2017: de 1.158 habitantes por enfermera a 1.112; en España, de 1.606 a 1.547. En 2017, la dotación de enfermería de Atención Primaria es un 28 % mejor que la media nacional.

Para la valoración que hacen los ciudadanos de la Atención Primaria se utilizan en el informe los datos del Barómetro Sanitario ya conocidos. Con carácter general, en todos los epígrafes analizados esa valoración es mejor en la Comunidad que en el conjunto nacional: valoración buena o muy buena de la atención recibida; valoración de los médicos y enfermeros de Atención Primaria; preferencia de la Atención Primaria pública sobre la privada; porcentaje de pacientes que creen haber sufrido un error en Atención Primaria.

Se analiza también la accesibilidad en tiempo: en 2010, en Castilla y León el 46,8 % de los pacientes tiene cita “siempre o casi siempre” en 24 horas -en España el 44,5 %-. En 2018, el 62,9 % de los pacientes señala que le atendieron ese día o al siguiente -en España el 47,5 %-. Por el contrario, el porcentaje de pacientes a los que se dio cita en más de seis días fue en la Comunidad del 8,6 % -en España del 24 %-.

Se incluye, finalmente, un apartado denominado ‘Capacidad de resolución’ que recoge la oferta de una selección de procedimientos diagnósticos -utilización de test reactivos; técnicas relacionadas con el sistema cardiovascular, aparato visual, ORL y relacionadas con el desarrollo pondoestatural; utilización de escalas diagnósticas y test cualitativos; toma de muestras biológicas y otros-. Aunque los datos no son recientes, son muy significativos: la media de los procedimientos disponibles analizados es en España de 27,8; en Castilla y León, 34. De acuerdo con los datos del informe, Castilla y León es la segunda comunidad con mayor disponibilidad de procedimientos diagnósticos en Atención Primaria.

Impactos: 14