Laura Fernández, candidata a la alcaldía de IU en San Andrés del Rabanedo, parte del lema “la solidaridad es la ternura de los pueblos”. Ha sido voluntaria y brigadista de muchos proyectos en países del tercer mundo, desde América Latina, pasando por África y Asia “El planeta es nuestro mundo, somos internacionalistas, no podemos creernos el ombligo del mundo. Tenemos que luchar desde lo local, pero sabiendo que las normas nos las marca la globalización, quien dicta las leyes en la Unión Europea, leyes que tiene que aplicar nuestro gobierno, quien marca la política de la comunidad autónoma, de la provincia y por supuesto de nuestro municipio”.

La globalización económica y la concentración del capital mundial, conlleva una inmensa desigualdad social y cultural. Ya no es sólo Norte contra Sur, sino ciudadanos cada vez más ricos, una pequeña minoría, contra ciudadanos trabajadores cada vez más empobrecidos.

Sin duda esto repercute en la vida comunitaria a todos los niveles, mundial, nacional, autonómico y por supuesto local. Por eso nuestra implicación como Izquierda Unida es clara, dice Laura Fernández “estamos a favor de una política que apueste por la Paz, por la convivencia y desde nuestro muicipio podemos hacer muchas cosas como poner en marcha un “Consejo Municipal para el Desarrollo”, cuya gestión se desarrollará en estrecha colaboración con la coordinadora de ONG para la Paz y el Desarrollo y las asociaciones que trabajan con refugiados e inmigrantes. Este Consejo desarrollará acciones de sensibilización y concienciación sobre la Educación al Desarrollo y la ciudadanía global dirigido a todos los sectores y edades”.

Nuestro municipio atraviesa un situación económica muy complicada, debido a la irresponsabilidad de los anteriores equipos de gobierno. Hay que tomar medidas, pero eso no quita para que seamos solidarios con aquellos pueblos que están aún peor que nosotros y aportemos, el 0,7% unos 14.000 euros a la cooperación.

Desde los municipios se pueden hacer muchas cosas, que no cuestan dinero, como “adherirnos al Comercio Justo, con establecimiento de criterios de compra ética y consumos de comercio Justo. Facilitando la llegada de productos, venta y publicidad a través de acción directa del Consejo Municipal para el Desarrollo”.

Las personas estamos en continuo movimiento buscando la mejor calidad de vida que podamos. Nuestra juventud, las personas en edad de trabajo marchan de nuestro municipio esperando desarrollarse como personas. Pero a la vez, a nuestro municipio vienen personas de otros países con la misma esperanza. Debemos tratar a nuestros inmigrantes, como queremos que nos traten a nosotros en los países donde debemos emigrar. Por tanto, debemos desarrollar políticas de acogida y aportar soluciones urgentes para las personas refugiadas que llegan a nuestro municipio. Colaborar activamente con las asociaciones que los acogen.

Y por supuesto que la primera solidaridad comienza con las personas que en nuestro municipio tienen pobreza, pobreza alimentaria, pobreza energética, pobreza de vivienda. Por ello, apostamos por la creación de empleo y unos servicios sociales que den respuestas ante tantas necesidades.

Impactos: 43