Un partido que reivindica el progresismo cívico en Villaquilambre

Carmen Pastor encabeza la candidatura a la Alcaldía con los colores del ecologismo y la lucha feminista

CIVITAS es un partido fruto del progresismo Cívico en Villaquilambre, que propugna la defensa de la transparencia y de una sociedad libre de la tenaza de los partidos tradicionales. “Queremos un partido independiente, libre de yugos, que se centre únicamente en la defensa de lo local y de los intereses municipales”, señala Carmen Pastor, concejala no adscrita del Ayuntamiento de Villaquilambre y cabeza de lista en las próximas Elecciones por esta nueva formación que lleva como premisas fundamentales “más democracia y el derecho a la felicidad”.

Nuestro nombre -explican los Estatutos del nuevo partido- alude a la ciudadanía, un concepto igualitario e inclusivo; inclusivo porque incluye a hombres y mujeres y a todo el que vive en el municipio, provenga de donde provenga, abogando por la diversidad como un valor social; igualitario porque iguala a todos en derechos y deberes. Abogamos por el concepto de ciudadanía frente al de clientes, concepto neoliberal que ha arrasado con el concepto social y el control público. Y aludimos a nuestro origen romano porque abogamos por la memoria histórica y el futuro como un camino que se construye a partir del conocimiento y del aprendizaje a partir de los errores del pasado, como un puente desde el que construir nuestro futuro colectivo.

“La defensa del medio ambiente  es una de las grandes señas de identidad del partido, junto con la defensa de la igualdad de derechos y oportunidades; de ahí, los colores verde y violeta, asociados con la lucha de ecologistas y mujeres”, señala Carmen Pastor, quien asegura que Villaquilambre, situado en el fértil valle del Torío, sigue siendo un lugar privilegiado que hay que preservar y mejorar a toda costa, convirtiéndolo en modelo de desarrollo sostenible.

La prioridad, según los Estatutos del nuevo partido, es hacer una política social y democrática, con el convencimiento de que sólo una política que tenga lo social como prioridad puede ser justa con todos y cada uno de los ciudadanos y ciudadanas, de modo que su futuro sólo dependa de su esfuerzo y capacidad, y convencidos de que sólo una democracia real -que se fundamente en la transparencia, la participación, las iniciativas ciudadanas, el debate público y la política “cara a cara” entre representantes y representados- puede defender el derecho de todo individuo a ser feliz frente a los intereses económicos de un grupo de privilegiados. Perseguimos una sociedad que avance, pero sin dejar a nadie atrás, en lo que denominamos “progresismo cívico”.

CIVITAS se propone participar activamente en el gobierno municipal para lograr el desarrollo sostenible del municipio, la igualdad real y efectiva entre mujeres y hombres, el municipalismo, una juventud con futuro, un trato humano, una gestión transparente y fomentar la solidaridad frente a la globalización deshumanizada, pero siempre desde el foco de un política basada única y exclusivamente en el los intereses de lo local, en los intereses de Villaquilambre.

Sus fines, según señalan los Estatutos, son, además de la reivindicación de nuestro pasado y de una política ecológica y sostenible: el humanismo, el derecho de los jóvenes a un futuro, al fomento de la colaboración ciudadana al bien público, el derecho a la crítica y el deber de autocrítica, la absoluta transparencia de la gestión pública y de sus gestores, el debate público, la información veraz, clara y completa de las iniciativas y proyectos municipales, la honestidad como exigencia principal y primera a los representantes públicos, el inconformismo y el derecho a la democracia real; finalmente, “el derecho del individuo a ser un ciudadano o ciudadana creativo, ético, intuitivo, con memoria histórica, razonable y con sentido común, en una sociedad verdaderamente democrática”. (cita del panfleto “¡A la plaza!”, de José Luis Estrada Liébana).

Impactos: 21