-¿Alguno de vosotros me cantaría una nana? Preguntó Kaled en clase. Ningún alumno se ofreció para cantar. –Bueno, ya que parece que no estáis dispuestos, os voy a poner un disco para que escuchéis algunas. Pero antes os entonaré yo una de mi país. En Siria se cantan nanas no solo a los niños, también a las personas cuando están enfermas, y a nuestros mayores les encanta escuchar nanas.

            Kaled les invitó a entonar la nana que acababa de cantar, poco a poco, se fueron haciendo eco todas las alumnas y alumnos de clase y se obró una especie de halo de bienestar en todos mientras se columpiaban en la cadencia de la nana.

            – Creo que podríamos comenzar todos los días la clase con una nana, parece que os ha sentado muy bien. Ahora, escuchar esto:

            “No, no quiero dormir, / si no es en tu espalda. / No, no quiero soñar, / si no es tus ganas. / No, no quiero esperar, / que llegue mañana, / pa’ decirte amor que muero por ti ahora que me faltas”… (versos de Calma, nana para un amor, de Isamil9)

            Cuando dejó de sonar la música, las chicas y chicos del aula, aplaudieron.

            Hasta que terminó el curso, uno o dos días a la semana, comenzaban la clase con alguna nana que uno de ellos había rescatado de la memoria de sus padres o de sus abuelos, incluso alguno se atrevió a escribir una propia.

            Mordida existencial: Mientras escribo estas letras, estoy escuchando el disco “Párvula nAnAs” de Isamil9, que no es otra que Isabel Revilla del Río.

Isamil9 es poeta, cantautora, especialista en dulzura, mujer de cálida ternura, luchadora y reivindicativa…, es una mujer llena de magia y poesía que siempre va acompañada de su guitarra para endulzar los vahos densos de la rutina o para poner el hálito de la vida en la música que reivindica lo bueno y lo justo.

Ser cantautora es una suerte de memoria. Este disco de “Párvula nAnAs” es un disco de nanas para todos. Escuchándolo vuelves a la niñez, al candor de las manos de tus mayores, al regazo de la vida. Este libro-disco, tiene la calidez de las sábanas, cuanto te acogen en su nido. Con este libro-disco, Isamil9  te acuna el alma.

Y…, ahí va un pedacito de otra de sus nanas, titulada “Tres agujas, nana para mis abuelas”:

“3 agujas, 2 abuelas y una vida por tejer. / Con Fidela no hubo tiempo, / con Manuela fugaz fue, / nunca el tiempo es suficiente / cuando hablamos del querer… Manuela Bodas  Puente – Veguellina de Órbigo

Impactos: 36