La organización agraria ASAJA no comparte la decisión que ha adoptado la Confederación Hidrográfica del Duero (Ministerio para la Transición Ecológica) de desembalsar agua en los pantanos de Riaño y de Barrios de Luna, en la provincia de León, con el objetivo de “contribuir a la limpieza de los fondos de los ríos y mejorar las condiciones y disponibilidad del hábitat fluvial”. ASAJA recuerda que en los ríos leoneses son frecuentes cada año las fuertes avenidas, por lo que no es necesario hacer experimentos provocando avenidas artificiales con el consiguiente despilfarro de un bien escaso como es el agua. ASAJA le pide a la Confederación que practique la política de ahorro que tanto pretende inculcar a los regantes, y que no gasten ellos en un día lo que tanto cuesta ahorrar a los usuarios del agua a lo largo de toda una campaña de riego. El sector agrario ha denunciado en muchas ocasiones la mala gestión de los embalses fuera de la campaña de riego, a veces por favorecer a las compañías eléctricas, otras veces con criterios medioambientales, y en ocasiones simplemente por malas previsiones.

ASAJA responsabiliza a la CHD del daño que pueda hacer esta “avenida artificial” en los cultivos y propiedades de los cauces de los ríos, y le recuerda que la falta de limpieza de los ríos es consecuencia del escaso presupuesto que destinan a ese fin, de las prohibiciones a los particulares que solicitan limpiar cauces sin ayuda pública, y de las absurdas limitaciones que se imponen en la zona de policía del cauce en cuestiones como el aprovechamiento de recursos forestales, leña o áridos.

Los pantanos leoneses  dependientes de la CHD se encontraban a principios de esta semana al 87,9% de su capacidad, acumulando 1.139,7 hectómetros cúbicos de agua sobre un volumen de embalsado de 1.296 hectómetros cúbicos.

La provincia de León tiene su agricultura orientada mayoritariamente a las producciones de cultivos extensivos de  regadío, con el maíz como cultivo estrella. De las 331.000 hectáreas de cultivo, el regadío representa 117.500, por lo tanto el 35,5%. La economía de las explotaciones agrarias tiene su base en la disponibilidad de agua para riego, por lo que es importante una buena planificación para afrontar la campaña de riego y cerrarla el 30 de septiembre con las mayores reservas posibles para enlazar con la siguiente.

Impactos: 22