El conductor, además, fue denunciado por circular de forma negligente, con presencia de drogas en el organismo y posesión de marihuana.

Efectivos del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de León han investigado a un varón de 36 años de edad y con domicilio en La Virgen del Camino como presunto autor de un delito de conducción de vehículo a motor bajo los efectos del alcohol.

Los hechos tuvieron lugar este lunes, día 28, en las proximidades de la localidad de La Virgen del Camino (León), cuando una patrulla del Destacamento de Tráfico de León identificó al conductor de un turismo Citroën C4 al observar que circulaba zigzagueando por el kilómetro 313 de la carretera N-120, sentido La Virgen del Camino. Al realizar la identificación observan infracciones de conducción con presencia de drogas en el organismo (THC) y posesión de marihuana al serle incautados 20 gramos de dicha sustancia en una mochila de su propiedad, y la anteriormente observada de conducción negligente. Asimismo, se le somete a las pruebas de presencia de alcohol en el organismo, arrojando tasas de 0,94 mg/l y 0,92 mg/l de aire espirado respectivamente, en las dos pruebas sucesivas a las que reglamentariamente se debe someter. Esto supone una tasa casi 4 veces superior a la legal.

Por lo descrito anteriormente, se procede a su investigación como presunto autor de la comisión del ilícito penal, haciéndose cargo de la instrucción de las diligencias agentes de la especialidad de Atestados del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de León.

Las diligencias instruidas han sido puestas a disposición del Juzgado de Instrucción n.º 5 de León.

La ingesta de bebidas alcohólicas, así como la de drogas y sustancias tóxicas, influye en el conductor de un vehículo con la disminución de la capacidad sensorial, de reflejos y de atención en la conducción, desvirtuando la percepción de la realidad, determinando una conducción inapropiada y creando un concreto peligro para la vida propia y del resto de los usuarios de la vía, aumentando exponencialmente la posibilidad de sufrir un siniestro vial.

Estas conductas al volante podrían conllevar administrativamente hasta 1.000 € de sanción y penalmente podrían ser castigadas con la pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de seis a doce meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días y, en cualquier caso, con la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

Impactos: 18