ASAJA invita a la consejera Milagros Marcos a visitar el municipio para que salga de su error

La organización agraria ASAJA de León ha invitado a la consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, a visitar el municipio leonés de Oseja de Sajambre para que compruebe por sus propios medios que efectivamente se trata de un municipio de “alta montaña” y no de un municipio de “baja montaña”, como reiteradamente lo cataloga dicha consejería. Esta declaración le supone una pérdida económica a los ganaderos locales respecto a otras zonas limítrofes y similares catalogadas como de “alta montaña”, valorada en 744 euros. Las ayudas a zonas de montaña, que forman parte del Programa de Desarrollo Rural financiado sobre todo con fondos de la U.E., tienen como finalidad compensar a los agricultores y ganaderos de estos territorios por las desventajas derivadas en mayores costes, de ejercer la actividad en estas zonas tan complicadas (difícil orografía, escasa tierra de cultivo o pastoreo, superficie muy fraccionada, malos accesos, distancia a los centros de producción y comercialización, climatología extrema con fuertes nevadas, incidencia de la fauna salvaje, más normas medioambientales de obligado cumplimiento…).

La consejería de Agricultura tiene a información púbica el borrador de orden que regulará las ayudas de la PAC  para 2019, donde de nuevo se insiste en el carácter de “baja montaña”. El Consejo Agrario Provincial tiene conocimiento de esta anomalía, pero dado el carácter mayoritario del funcionariado dentro de los miembros que lo integran, no se ha adoptado ninguna decisión al respecto.

Oseja de Sajambre es uno de los municipios más alejados de la capital de la provincia, a 125 kilómetros con un puerto de montaña de por medio, está a 65 kilómetros de la que podríamos considerar cabecera de comarca, Cistierna, donde se tienen que desplazar para encontrar los servicios más básicos, sufre las limitaciones que impone la figura del Parque Nacional de Picos de Europa en el que está enclavada, sufre como pocos la despoblación y el envejecimiento, y el turismo no termina de compensar, en términos de empleo y riqueza, el peso que cada año ha venido perdiendo la actividad ganadera.

Impactos: 15