Hacia Villoria de Órbigo, se encamina la amistad, la unión, la línea de puntos que da buenas vibraciones. Las manos unidas de un buen puñado de mujeres, que durante todo el año se unen para hacer creaciones preciosas con lanas y un ganchillo, deja este año en Villoria de Órbigo, un precioso Belén al que no le falta detalle.

Han representado, además de todos los personajes y labores que caracterizan los belenes, sus propios edificios distintivos, como el convento Premonstratense, la ermita, su iglesia…

Se emociona una al verlo, y piensas, lo que da de si la lana. El hilo de lana, ha tejido una línea de cariño y de civismo en el colectivo de las mujeres de Villoria de Órbigo. Si ya el año pasado nos entusiasmó el árbol, premio Guinness en 2017, este año nos hemos quedado impresionados y emocionados al rescatar en cada figura el amor que unas manos han puesto en ella. Han aumentado el tamaño del árbol, circunvalado por renos de ganchillo. No falta la familia de los muñecos de nieve, las columnas de los soportales forradas de ganchillo. Es una obra de arte que no pasa desapercibida, las televisiones ya han mostrado su grandiosidad, pero hay que verlo. El enorme trabajo que tiene esta preciosa obra, no se puede observar desde la televisión, hay que venir y comprobar que no falta detalle, además, está asegurado el toque de emoción y la llamada de la niña o del niño que todos llevamos dentro. Contemplarlo mueve a desear ser un poco mejor, te deja un poso maravilloso en el alma. Un sabor a turrón de corazón, a alegría del verbo compartir.

Mordida existencial: Una gran mordida de cariño para todas las personas que han colaborado en esta obra de arte popular, demostrando que la unión, hace milagros. La asociación “Villa Áurea”, ha tenido el poder de unir y transmitir, que las personas podemos hacer mucho más por el camino de la buena disposición, que por el del ego. Ellas han demostrado que todas son una y que una son todas. Muchas veladas con frío, después de dejar tu casa calentita y recogida, pero con la enorme ilusión de compartir y de ir creando a través de una labor ancestral, como es el ganchillo, amor, gratitud, comunicación, amor (ya lo he dicho, pero es que se nota que hay mucho amor en la elaboración del Nacimiento de Villoria de Órbigo), compromiso, ayuda, colaboración, amor, manos llenas de amor, ganas y vuelvo a escribir amor.  

Todo esto y más lo podrás sentir si te acercas. ¡No te lo pierdas, regálate ilusión y amor esta Navidad, visita el Belén de Villoria de Órbigo!

Foto: Miguel

Manuela Bodas Puente – Veguellina de Órbigo.

Impactos: 77