El delegado territorial, Guillermo García; quien ha presidido esta mañana la comisión, ha destacado que el Servicio de Atención Temprana de la Unidad de Valoración y Atención a Personas con Discapacidad ha atendido a un total de 395 niños en lo que va de año.

La Atención Temprana es el conjunto de intervenciones dirigidas a la población infantil de 0 a 6 años, a la familia y al entorno, que tiene como objetivo dar respuesta lo más pronto posible a las necesidades transitorias y permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo (motriz, cognitivo, sensorial o lingüístico) o que tienen riesgo de padecerlos. Estas intervenciones consideran la globalidad del niño y son planificadas por un equipo de profesionales de orientación interdisciplinar. El principal objetivo de la Atención Temprana es prevenir futuras alteraciones y potenciar al máximo las capacidades de desarrollo del niño, posibilitando de la forma más completa su autonomía personal e inclusión en el medio familiar, escolar y social.

Anualmente se celebra una Comisión Técnica Provincial de Atención Temprana, cuyo objetivo es analizar las diversas actuaciones realizadas en materia de atención temprana en los diferentes ámbitos implicados de la Junta de Castilla y León -Sanidad, Servicios Sociales y Educación- conforme a los procedimientos y protocolos estipulados. Esta mañana el delegado territorial de la Junta en León, Guillermo García, ha presidido dicha reunión en la que también han estado presentes la gerente territorial de Servicios Sociales, María del Carmen Naveira; el gerente de Salud de Área de León, Francisco Pérez Abruña; el director provincial de Educación, Jesús Víctor Díez; el jefe del servicio territorial de Sanidad, Juan Antonio Valbuena; además de varios técnicos de la administración de los departamentos de Sanidad y Servicios Sociales.

En esta comisión los presentes han abordado diferentes propuestas para mejorar los procedimientos de atención y dar continuidad a aquellos que han logrado avances significativos. Así, se ha planteado la modificación de la orden EDU/137/2012 que regula el proceso de admisión en las Escuelas Infantiles de Castilla y León sustituyendo el término ‘discapacidad’ por el de ‘necesidades educativas especiales’; y la realización de jornadas de trabajo entre los equipos de orientación psicopedagógica de la Consejería de Educación y el equipo de atención Temprana de la Unidad de Valoración. Del mismo modo, se ha hecho hincapié en continuar mejorando el traslado de información a las familias en lo referente al proceso de escolarización de estos niños. En este sentido, Guillermo García ha señalado que “es muy importante que las familias de estos niños tengan un faro al que dirigirse”.

Además, se ha puesto de manifiesto la mejora en la coordinación entre los diferentes servicios implicados; en concreto se ha incrementado la colaboración entre el servicio de rehabilitación de las áreas de salud de León y el equipo de Atención Temprana del Centro Base, dependiente de Servicios Sociales. Esta coordinación se materializa en la asignación de un médico como figura de referencia que realice el seguimiento de la población de cero a seis años, celeridad en la respuesta y coordinación periódica en aquellos casos atendidos conjuntamente. Todo ello, con reuniones técnicas que se han venido desarrollando, de forma previa, desde la última sesión de la comisión celebrada entre las distintas unidades administrativas que componen la Atención Temprana.

En la reunión también se ha expuesto que durante el periodo comprendido desde el 01/01/2018 a 15/11/2018 se han atendido en el Servicio de Atención Temprana de la Unidad de Valoración y Atención a Personas con Discapacidad un total de 395 niños, de los cuales 236 de ellos continúan siendo atendidos en la actualidad. Respecto a la detección de estos trastornos, el 71% de los menores se han remitido desde el Servicio de Atención Primaria de Salud (Servicio de Pediatría) y el 29% desde los Servicios de Atención Especializada.

Impactos: 15