Despachos de profesionales, la ciberseguridad llama a vuestra puerta

Los despachos de profesionales se han convertido en un objetivo para los ciberdelincuentes, debido en gran medida a que trabajan con información confidencial y sensible como documentos de identificación personal, datos bancarios, informes médicos, etc.

Por ello, Protege tu Empresa recomienda una serie de pautas y políticas de seguridad para evitar fugas de información y otros riesgos. Algunas de ellas son: implantar medidas de control de acceso, utilizar herramientas antimalware o concienciar a los empleados en ciberseguridad.

¿Te fías del dispositivo de tu amigo?

Hoy en día, la mayoría de las personas disponen de al menos un dispositivo como móviles, tablets y ordenadores. Sin embargo, en momentos puntuales o por distintas razones, puede que un usuario necesite utilizar dispositivos que no son de su propiedad (de amigos o de uso público). Un ejemplo claro es: una mujer hace un viaje con sus amigas, para tener las fotografías que ha hecho una de ellas, conecta a su portátil su disco duro.

En este sentido, desde la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI), se recomienda utilizar el navegador en modo de “navegación privada”, activar la opción de doble factor, conectar discos duros o USBs que no contengan información confidencial o importante para nosotros o incluir el teclado virtual para introducir las credenciales de acceso.

Bondades y riesgos del BYOD

La proliferación de los dispositivos móviles y su mejora en  las especificaciones de software y hardware o el aumento de la banda ancha en las conexiones inalámbricas, han conseguido que los smartphones, tablets y ordenadores portátiles sean herramientas indispensables para desarrollar nuestro trabajo.

¿Qué es el BYOD? Se denomina así por sus siglas en inglés Bring Your Own Device (trae tu propio dispositivo). Es una política que aporta ventajas en las empresas como la reducción de costes, el aumento del teletrabajo y la eficiencia del empleado. No obstante, esta práctica puede conllevar riesgos, por ello se deben seguir recomendaciones de seguridad e implantar buenas prácticas y un uso seguro y responsable de la misma.

Impactos: 43