El desorbitado desfase de más de 100.000 horas de diferencia en la prestación del servicio de ayuda a domicilio, a pocos meses de haberse licitado, pone de relieve la escasa capacidad de planificación y gestión del Sr Majo en atender un servicio tan fundamental para la población rural como es la ayuda a domicilio.

Exactamente un desfase de 104.224 horas de diferencia entre lo que es la necesidad de la población de la provincia y lo que se licito en la prestación del servicio de ayuda a domicilio es una falta de planificación y previsión inaceptables y pone de relieve la nefasta gestión del Sr. Majo al frente de la diputación en el área de servicios sociales para los municipios de menos de 20.000 habitantes.

Si este desfase se evidencia en pocos meses, se corrobora la escasa importancia que a los servicios sociales se dan desde la Diputación.

El 19 de enero se aprueba en Junta de gobierno de la diputación de León la adjudicación del contrato de servicios en función de las necesidades de ayuda a domicilio en municipios de menos de 20.000 habitantes. Con una previsión de necesidad de horas de ayuda a domicilio para los municipios de menos de 20.000 habitantes de 480.176 horas. Y el 27 de septiembre de 2018 ya es necesario hacer una modificación de los servicios en función de las necesidades de ayuda a domicilio en municipios de menos de 20.000 habitantes, por valor de más de 1.500.000€ de aumento en el presupuesto. Una desviación de un 21% en las previsiones entre las necesidades y lo licitado en su momento pone de relieve que o no se hacen bien la planificación y organización de los servicios sociales o había una lista de espera importante, cosa que sería totalmente inaceptable al ser un derecho subjetivo y tener consignación presupuestaria como dicen.

La ORDEN FAM/6/2018, de 11 de enero, regulan las prestaciones del sistema para la autonomía y atención a la dependencia en Castilla y León, entre ellas las de ayuda a domicilio que consiste en un conjunto de actuaciones llevadas a cabo en el domicilio de las personas en situación de dependencia con el fin de atender sus necesidades de la vida diaria e incrementar su autonomía, posibilitando la permanencia en su domicilio. Este servicio podrá comprender actuaciones de:

  1. a) Atención personal en la realización de las actividades de la vida diaria.
  2. b) Atención de las necesidades domésticas.

En una provincia con una población en la zona rural envejecida, que han pasado por un proceso de valoración de dependencia, a través del cual se ha establecido como prestación, la atención a través del servicio de ayuda a domicilio, consideramos desde IU que no se debe jugar con estas personas que se encuentran en situación de dependencia y un desfase en la contabilidad de la necesidad de esta prestación,   de un 21%, en la provincia, no es un tema menor.

Si algo se caracteriza nuestra zona rural es por el envejecimiento de la población y con ello la previsión de aumento de prestaciones y servicios de la ley de dependencia, la Diputación tiene todos los datos ya que es esta administración la que realiza la valoración de la Dependencia y sus prestaciones,  y la prestación del servicio de  ayuda a domicilio es su competencia. Una desviación de un 21% es inasumible como error.

Hay que tener en cuenta que las personas que tienen la prestación de ayuda a domicilio han pasado por una valoración de dependencia que hacen los propios servicios de la Diputación, por lo que esto es inasumible y es un error de gestión gravísimo.

Esto es grave por dos motivos, el primero por las personas que se iban a quedar sin el servicio o en lista de espera y el segundo porque la ayuda a domicilio supone un sector laboral importantísimo en la provincia de León.

En Castilla y León el 23% de las personas mayores de 65 años y el 34% de las mayores de 85 años viven solas. La prestación de ayuda a domicilio tiene un papel relevante para garantizar los apoyos necesarios para que las personas mayores puedan permanecer en su entorno garantizando su autonomía y autodeterminación, especialmente en el caso de las personas mayores dependientes. En León estos números son mucho más elevados ya que el índice de envejecimiento es el mayor. Por ello este servicio es fundamental y requiere un cálculo eficiente de las necesidades reales de la población y la máxima calidad en la prestación del servicio.

Eloina Terrón. Coordinadora IU Provincial de León

Impactos: 50