La Diputación de León, a través del Museo Etnográfico Provincial de León, ha programado dentro de la actividad ‘Pieza del Mes, una conferencia para el sábado 27 sobre el seltzógeno o gasógeno que Julio Carro Carro donó al Museo Etnográfico Provincial de León. Será Luisa Traseira Santos, licencia en Historia e Historia del Arte, quien hable no solamente de la pieza sino en los usos que ha tenido el agua de seltz a través de la historia.

Para la conferenciante en el siglo XIX la relación del hombre con el agua varió sustancialmente, quedando atrás su consideración como una sustancia propagadora de infecciones y enfermedades, peligrosa por ingesta y uso, pasando a ser objeto de estudio científico como método para combatir las enfermedades, multiplicando el consumo de aguas medicinales y la afluencia a los balnearios.

El auge del mundo termal popularizó sobremanera los beneficios del consumo de las aguas carbonatadas mineromedicinales naturales, y sobre todas, el agua de Seltz, un manantial situado en la localidad francesa de Seltz, indicada para tratar las afecciones estomacales, generando tal interés que ya desde finales del siglo XVIII se sucedían los intentos de carbonatar agua de modo artificial. Los grandes avances de Lavoisier y Priestley lo hicieron posible en 1767, y en 1770 ya se vendió agua carbonatada en las farmacias inglesas.

El primer sistema industrial que permitía la fabricación de agua con gas, fue obra de Jean Jacob Schweppe, un científico y relojero a principios del siglo XIX. En España se vendió agua carbonatada en farmacias desde 1828. Pronto su uso fue despegándose del ámbito terapéutico y comenzaron a aparecer los primeros refrescos. Para su distribución y consumo se hizo imprescindible conseguir un envase que mantuviese sus características y propiedades: es el nacimiento del sifón.

El seltzógeno o gasógeno del Museo Etnográfico Provincial de León es donación de Julio Carro, quien le atribuye un uso medicinal o veterinario,  y responde al modelo de sifón de bolas de M. Févre que salió al mercado en 1854. Desde entonces, el mundo de los refrescos, las gaseosas y el sifón, como se denomina ya al agua de seltz por metonimia, no dejara de ampliarse, apareciendo asociado a las transformaciones sociales acaecidas a lo largo del siglo XX. El despegue de los establecimientos públicos, bares, restaurantes, fondas y hoteles; las mejoras en los sistemas de reparto, y el auge de la publicidad provocaron que su consumo aumentara de forma vertiginosa.

En torno al año 1950 se cuantificaron 5.000 empresas dedicadas en España a la producción de gaseosas. Su declive llegó a partir de los años 60 cuando muchas de estas empresas fueron absorbidas por multinacionales y el cambio en los gustos del consumidor acabó por desbancar a la mayoría de las gaseosas.

Visita guiada

La Diputación ha programado, con clausura, una visita guiada para el próximo domingo a la exposición ‘Memorias de un sueño: La emigración castellana y leonesa en América’, una muestra que ha sido producida por la Junta de Castilla y León y que tiene un recorrido itinerante dentro del programa regional ‘Exposiciones a la Carta’.

Impactos: 68