Pese a que agosto no suele ser un buen mes para la creación de empleo, la provincia de León logró reducir su cifra de parados en 111 personas en este mes, dejando la cifra total de desempleados por debajo de los 30.000, en concreto, 29.154 personas.

Industria, con 79 parados menos, colectivo sin empleo anterior, con 75 desempleados menos, agricultura, con 57 parados menos y construcción con 23 menos, lograron compensar la destrucción de empleo en el sector servicios, único sector donde el paro aumentó y lo hizo en 123 personas. 

Es una buena noticia que tenemos que destacar, frente al aumento del paro a nivel nacional, que subió en todas las Autonomías, y también lo hizo en Castilla y León, con 1.898 desempleados más. Tan sólo León y Zamora redujeron su cifra de parados en nuestra Comunidad.

Si hacemos la comparativa anual, el análisis del comportamiento del paro se salda con un descenso en León del 9,29%, muy parejo al de Castilla y León, con una reducción anual del 9,42%, y muy por encima del dato nacional que en términos interanuales bajó en un 5,92%. En un año, casi 3.000 leoneses borraron sus nombres de las listas del paro, lo que nos alegra y estimula para seguir impulsando nuestras inversiones y proyectos empresariales.

Sin embargo, en el horizonte de la evolución del paro para los próximos meses se vislumbran amenazas que nos preocupan, como el ERE de extinción de empleo de Vestas y las repercusiones que tendrá en los puestos de trabajo que generan las empresas locales auxiliares de la multinacional danesa.

Impactos: 67