Tras conocer la decisión unilateral del cierre definitivo de la planta de Villadangos del Páramo que la empresa Vestas ha trasladado esta misma tarde a los trabajadores, desde UPL no podemos dejar de lamentar profundamente una decisión que afecta a cientos de trabajadores y que repercutirá negativamente en la economía de toda la provincia leonesa.

Han sido 13 años y 15 millones de euros los que esta multinacional ha recibido entre ayudas públicas y cesión de suelo, una cifra que ahora se reduce a la pérdida de puestos de trabajo directos e indirectos y que supone un duro golpe a la maltrecha economía de esta provincia. Por eso pediremos explicaciones a la Junta y al gobierno central por su falta de interés en la conservación de este importante centro que ahora desaparece de León.

Impactos: 58