El Ayuntamiento de León hace un manifiesto en el Día Internacional de la Mujer:

El Día Internacional de la Mujer constituye una celebración mundial que
conmemora las iniciativas de muchas mujeres a lo largo de la Historia y una
oportunidad para mirar hacia el futuro y poner en valor el potencial y las
oportunidades inexploradas para las futuras generaciones de mujeres.
Es un día para hacer una reflexión crítica sobre lo aprendido y para
redoblar los esfuerzos hacia la igualdad de género y el empoderamiento de
todas las mujeres.
El Ayuntamiento de León manifiesta su compromiso con la igualdad de
oportunidades entre hombres y mujeres, un compromiso por parte de todas las
organizaciones, asociaciones y entidades que integran el Consejo Municipal de
la Mujer, implicadas al máximo en la erradicación de cualquier tipo de
desigualdad.
Son muchos los logros alcanzados, pero ello no debe hacernos caer en la
autocomplacencia o en la resignación, porque aún persisten desigualdades que
no solo debemos denunciar sino afrontar con determinación. La desigualdad
limita la creatividad y ahoga la ilusión, y esto no sólo daña a las mujeres, sino
que debilita el tejido mismo de la sociedad.
Por todo ello, debemos impulsar los cambios necesarios que permitan, cuanto
antes, afirmar con rotundidad que en España hemos alcanzado la igualdad real
de oportunidades, no solo la legal, y eso pasa por:
· Reducir las desigualdades que aún existen en el ámbito del empleo y la
economía, con especial incidencia en las desigualdades retributivas.
· Apostar por mejorar la empleabilidad de las mujeres en un mundo laboral
en permanente transformación. Una mujer con empleo es una persona
con autonomía económica y con la mejor garantía del pleno disfrute de
sus derechos
· Defender la promoción laboral de la mujer. Tan importante como acceder
a un empleo es crecer en él. Del desarrollo profesional depende la
asunción de nuevas responsabilidades y el fin de la brecha salarial y de la
desigualdad en las pensiones.
· Apoyar la conciliación y corresponsabilidad de la vida personal, familiar y
laboral para mujeres y hombres. Conciliación y corresponsabilidad no son
únicamente cosas de mujeres: son la mejor herramienta que tenemos
para construir una sociedad más justa. Si sólo concilian las mujeres, la
desigualdad aumenta.
· Erradicar la violencia que sufren las mujeres, la manifestación más
extrema de desigualdad. El origen de la violencia de género radica en el
machismo y la desigualdad y, desde la unidad conseguida en el Pacto de
Estado contra la Violencia de Género mejoraremos la protección y apoyo
a las víctimas y la sensibilización de toda la sociedad.
· Potenciar la participación de las mujeres en los ámbitos político,
económico y social así como el acceso a puestos de responsabilidad, hasta
conseguir la igualdad total. No se trata de tomar las instituciones, sino de
acceder a ellas en condiciones de igualdad con respecto a los hombres.
· Impulsar la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres a través
del sistema educativo.
· Promover los medios necesarios para la inclusión social y laboral de las
mujeres con discapacidad.
· Integrar plenamente el principio de igualdad de trato y de oportunidades
en todas las políticas municipales.
Reiteramos nuestro compromiso con la igualdad y la lucha contra la violencia de
género los 365 días del año, para seguir avanzando juntos hacia una sociedad
democrática en la que no haya discriminación alguna por razón de género,
evitando de esta manera socavones en el progreso y desarrollo de toda la
sociedad.

 

En la Diputación, la diputada de Centros Asistenciales, Manuela García, ha sido la encargada de leer el manifiesto en el que se reitera el compromiso de la institución para conseguir este objetivo

La Diputación de León ha celebrado el Día Internacional de la Mujer en el Patio del Palacio de los Guzmanes, a través de la lectura de un manifiesto y con un minuto de silencio en recuerdo de las mujeres que han sido víctimas de la violencia machista. En el acto, en el que han estado presentes los miembros de la corporación provincial y los trabajadores y trabajadoras de la institución, además del colectivo de mujeres cultivadoras de lúpulo de La Bañeza, se ha vuelto a reivindicar la igualdad entre hombres y mujeres en la sociedad.

En el texto, al que ha dado lectura la diputada de Cooperación al Desarrollo y Centros Asistenciales, Manuela García, se recoge que:

Un 8 de marzo de 1857, un grupo de obreras textiles tomó la decisión de salir a las calles de Nueva York a protestar por las míseras condiciones en las que trabajaban.

Distintos movimientos se sucedieron a partir de esa fecha. El 5 de marzo de 1908, Nueva York fue escenario de nuevo de una huelga polémica para aquellos tiempos. Un grupo de mujeres reclamaba la igualdad salarial, la disminución de la jornada laboral a 10 horas y un tiempo para poder amamantar a sus hijos. Durante esa huelga, perecieron más de un centenar de mujeres quemadas en una fábrica de Sirtwoot Cotton, en un incendio que se atribuyó al dueño de la fábrica como respuesta a la huelga.

En 1910, durante la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Trabajadoras celebrada en Copenhague (Dinamarca), más de 100 mujeres aprobaron declarar el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Y en 1975 coincidiendo con el Año Internacional de la Mujer, el 8 de marzo las Naciones Unidas celebraron el Día Internacional de la Mujer por primera vez.

Actualmente, se celebra como el Día Internacional de la Mujer en muchos países del mundo. Cuando las mujeres de todos los continentes, a menudo separadas por fronteras nacionales y diferencias étnicas, lingüísticas, culturales, económicas y políticas, se unen para celebrar su día, pueden contemplar una tradición de más de 100 años de lucha en pro de la igualdad, la justicia, la paz y el desarrollo.

El Día Internacional de la Mujer se refiere a las mujeres corrientes como artífices de la historia y hunde sus raíces en la lucha plurisecular de la mujer por participar en la sociedad en pie de igualdad con el hombre. En la antigua Grecia, Lisístrata empezó una huelga sexual contra los hombres para poner fin a la guerra; en la Revolución Francesa, las parisienses que pedían «libertad, igualdad y fraternidad» marcharon hacia Versalles para exigir el sufragio femenino.

La Carta de las Naciones Unidas, firmada en 1945, fue el primer acuerdo internacional para afirmar el principio de igualdad entre mujeres y hombres. Desde entonces, la ONU ha ayudado a crear un legado histórico de estrategias, normas, programas y objetivos acordados internacionalmente para mejorar la condición de las mujeres en todo el mundo, en el logro del desarrollo sostenible, la paz, la seguridad y el pleno respeto de los derechos humanos. El empoderamiento de la mujer sigue siendo un elemento central de los esfuerzos de la Organización para hacer frente a los desafíos sociales, económicos y políticos en todo el mundo.

La Diputación de León, las entidades públicas, ayuntamientos y movimientos asociativos, teniendo en cuenta la normativa establecida a tal efecto, abogan y trabajan en aras de la igualdad efectiva entre los hombres y las mujeres en su ámbito de actuación, para hacer una sociedad leonesa más justa, igualitaria y humana, donde la ciudadanía no tenga prejuicios por razones de sexo, raza, creencias, clases sociales, económicas…… SOMOS IGUALES.

Impactos: 67