La sede de GAS NATURAL FENOSA situada en la calle Nitrógeno de Valladolid cuenta desde hoy con un equipo de carga lenta de GNC que suministrará energía sostenible a la flota de vehículos de la compañía.

GAS NATURAL FENOSA ha dado un paso más en su reto medioambiental de reducir el impacto en el entorno y mejorar la calidad del aire de nuestras ciudades. Este novedoso punto de carga lenta, situado en la calle Nitrógeno del Polígono San Cristóbal de Valladolid, permite el llenado de un vehículo de GNC con depósito de 15 kg entre 8 y 11 horas. El equipo, Phill P30, proporciona un caudal de 1,5 m3/h a una presión de 207 bares. Se trata del primer punto de carga lenta para vehículos ligeros en funcionamiento en Castilla y León.

Las estaciones de carga de GNC tienen como objeto comprimir el gas, almacenarlo en depósitos (en algunos casos) y posteriormente suministrarlo. En el mercado existen dos tipos de estaciones de carga: lenta y rápida. Para la carga de autobuses urbanos y pequeñas flotas se puede utilizar el sistema de carga lenta, también denominada carga en parking, para aprovechar el tiempo de reposo del vehículo durante la noche. Este sistema de carga minimiza la inversión inicial en equipos y no precisa atención del conductor para realizar la carga, ni tampoco depósitos finales de almacenamiento en la estación.

Por otra parte, existe un sistema de carga rápida, que utiliza compresores de mayor potencia, que pueden actuar directamente sobre el vehículo o sobre unos depósitos de almacenamiento formado por un conjunto de botellas, los cuales se descargan sobre los vehículos que se conectan durante un corto periodo de tiempo no superior a los diez minutos.

El gas natural vehicular es hoy una solución para el transporte, tanto particular, como de mercancías y ligero, como para flotas urbanas de autobuses y camiones de recogida de residuos. No emite partículas y reduce drásticamente otros contaminantes locales. De todos los combustibles alternativos, es el único que dispone de soluciones desarrolladas y operativas para los servicios de larga distancia.

Ventajas económicas y medioambientales del gas natural comprimido

La Organización Mundial de la Salud sitúa al tráfico rodado como la principal fuente de contaminación en áreas urbanas. En concreto más del 65% de la contaminación urbana tiene como origen el transporte por carretera. Este mismo organismo alerta que más de 400.000 personas mueren prematuramente cada año en la UE por la mala calidad del aire y varios millones padecen enfermedades respiratorias y cardiovasculares provocadas por la contaminación. En España, la contaminación atmosférica se traduce en cerca de 30.000 muertes prematuras al año, según un informe que presentó el año pasado la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA).

El GNC es el gas natural comprimido utilizado como carburante para vehículos a motor. Su principal componente es el metano (CH4) en un 91-95%. Entre sus múltiples ventajas medioambientales destacan las emisiones casi nulas de NO2 y de partículas sólidas PM10, determinantes en la calidad del aire. Además, evita un 30% de las emisiones de dióxido de carbono y no emite dióxido de azufre.

Respecto a la contaminación acústica, los vehículos impulsados con gas natural producen un 50% menos de ruidos y menores vibraciones que uno diésel. Este factor tiene especial interés en las flotas que realizan trabajos nocturnos como son los camiones de recogida de residuos.

Además de estos beneficios medioambientales, la movilidad sostenible impulsada por gas natural conlleva un importante ahorro económico, superior al 50% frente a la gasolina o el 30% frente al diésel.

Presencia en Castilla y León

Nedgia Castilla y León distribuye gas natural en más de 440.000 puntos de suministro en cerca de 120 municipios a través de una red de transporte y distribución que supera los 4.200 kilómetros, y que permite que más de medio millón de viviendas y comercios tengan el servicio de calefacción y agua caliente en sus hogares e industrias.

Impactos: 101