La Federación Leonesa de Empresarios (Fele) realizó esta mañana el balance económico del pasado ejercicio 2017 en el que incidió en la situación de “desventaja comparativa” que sufre la provincia de León respecto a otras regiones debido al retraso de las inversiones públicas en materia de infraestructuras. Una desventaja que, a juicio de la Fele, se materializa en pérdida de población, de competitividad empresarial y escaso crecimiento del empleo.

Las cifras económicas que dejó el pasado 2017 demuestran que la recuperación es una realidad, pero es una realidad desigual y heterogénea, según defienden los empresarios leoneses.

En cuanto al paro, mejoran los datos pero lo hacen a costa de perder población. Esa es una de las principales denuncias de la patronal leonesa.  “León pierde población de forma alarmante”, aseguró Javier Cepedano, presidente de Fele.  Más de 5.200 habitantes al año, según los últimos datos del padrón  publicados por el Instituto Nacional de Estadística.

En este contexto, Javier Cepedano recordó la creación un foro de debate para analizar y aportar soluciones al problema de la despoblación en la provincia en el marco del diálogo social de la Diputación. Para ello, Fele insiste en la necesidad de trabajar juntos para aportar soluciones concretas que ayuden a la implantación de empresas en la provincia, a favorecer las nuevas tecnologías en los entornos rurales y a mejorar sus infraestructuras.

Precisamente en torno a las infraestructuras gira una de las principales reivindicaciones de los empresarios leoneses pero no solo terrestres, también tecnológicas. Más de 175.000 habitantes de la provincia tienen limitaciones en el acceso a banda ancha de última generación, lo que imposibilita hoy en día el desarrollo de cualquier actividad económica.

En cuanto a las infraestructuras terrestres, Fele insistió los retrasos en las inversiones públicas destinadas y promesas incumplidas de las administraciones, así como en la ausencia de nuevos proyectos.  Javier Cepedano puso como ejemplo la León-Valladolid, la Ponferrada-Ourense, Torneros o el AVE a Asturias. Además se mostró muy crítico con el aumento de la inversión que recibe el Eje Mediterráneo o la Y Vasca, en detrimento del Corredor Atlántico del Noroeste.

Impulso a la negociación colectiva

Además, reclamo a la clase política que sea activa a la hora de atraer empresas y facilitar que se instalen en León. Ello pasa por eliminar trabas administrativas y suprimir el Impuesto de Patrimonio y Sucesiones.

Por otro lado, Javier Cepedano resaltó el papel de Fele en la negociación colectiva con los sindicatos y recordó que el pasado año se cerraron 12 nuevos convenios sectoriales con un incremento salarial medio del 1,3%. Para 2018, la Federación seguirá presente en las mesas de negociación de hasta siete sectores. Más de 15.000 trabajadores definirán un nuevo marco laboral, entre ellos los del sector de la industria siderometalúrgica.

Fele cerró el balance del año con un mensaje optimista para este 2018,. Un año en el que se esperan que despegue la actividad económica y se reduzcan las cifras del paro a niveles previos a la crisis.

Impactos: 76