En el tercer trimestre de 2017 el Producto Interior Bruto de Castilla y León ha crecido en términos interanuales en un 2,3%

La entidad financiera presenta en Salamanca el duodécimo número de su informe “Previsiones Económicas de Castilla y León”

Zamora, Salamanca y Segovia podrían ser las provincias que registren un mayor crecimiento de la actividad económica en el conjunto de 2018, en torno al 2,5%

EspañaDuero ha presentado hoy en Salamanca el duodécimo número de su publicación “Previsiones Económicas de Castilla y León”, que recoge los datos correspondientes al tercer trimestre de 2017, así como estimaciones para el conjunto de 2017 y las previsiones de crecimiento para 2018. Entre julio y septiembre de 2017, el Producto Interior Bruto (PIB) regional ha crecido con respecto al trimestre anterior en un 0,3%, registrando una variación interanual del 2,3%, igual a la del trimestre previo. De este modo, para el conjunto de 2017, nuestras estimaciones señalan un aumento del PIB del 2,4%, anticipándose un crecimiento del 2,3% para 2018.

Al igual que el número anterior, este informe de EspañaDuero, de periodicidad trimestral, se divide en tres partes: Contexto Económico, Coyuntura Económica de Castilla y León y Análisis Provincial. El primer apartado se centra en el análisis del contexto internacional y nacional, en tanto que en la segunda parte se analiza la evolución reciente de la economía regional y sus expectativas de crecimiento, incluyendo las previsiones de producción y empleo. Por último, se incluye un análisis de la actividad económica en las nueve provincias de Castilla y León, incorporando estimaciones y previsiones de crecimiento para 2017 y 2018.

Contexto Económico

La expansión de la economía mundial se ha ido consolidando en los últimos meses de 2017, apoyada en un crecimiento de la actividad más sincronizado de las economías avanzadas y emergentes, y las expectativas de crecimiento se han revisado al alza, estimándose un aumento del PIB del 3,6% en el conjunto del año. Para 2018 se prevé un crecimiento de la producción en torno al 3,7%.

En este contexto, la economía española también ha superado las expectativas de principios de 2017, con un crecimiento estimado del 3,1% en el pasado año. Sin embargo, las previsiones sostienen que en los próximos trimestres se registrará un ligero freno, de modo que la actividad y el empleo podrían crecer en torno al 2,5% en 2018.

Coyuntura Económica de Castilla y León

El Producto Interior Bruto de Castilla y León ha aumentado un 0,3% en el tercer trimestre de 2017. Este incremento ha sido similar al registrado en el mismo periodo de 2016, por lo que la tasa de variación interanual se ha mantenido en el 2,3%.

Este aumento se ha debido de nuevo a la aportación de la demanda interna, que ha contribuido con 2,4 p.p. al crecimiento del PIB regional, 0,1 p.p. inferior a la del trimestre anterior. Esta menor aportación responde al crecimiento más moderado del gasto en consumo de los hogares (2,4% en términos interanuales), ya que tanto el consumo de las Administraciones Públicas como la inversión han repuntado con respecto al segundo trimestre (2,5% y 2,3%, respectivamente).

Por su parte, la contribución del saldo exterior neto al crecimiento del PIB ha sido negativa (-0,1 p.p.), aunque más moderada que la registrada a principios de año, debido al menor incremento de las importaciones de bienes y servicios. En concreto, estas han crecido un 0,9% interanual, frente al 4,3% del primer trimestre del año, ralentizándose también el aumento de las exportaciones (0,7% frente al 3,2% de principios de año).

Por el lado de la oferta, se ha producido una ligera desaceleración en el ritmo de crecimiento de la construcción y los servicios, aunque han crecido a tasas del 3,0% y 3,5%, respectivamente, en tanto que el sector agrario y la industria han descendido de nuevo, sobre todo el primero (-11,3%), restando 0,4 p.p. al crecimiento del PIB regional.

En lo relativo al mercado de trabajo, según la Encuesta de Población Activa, en el tercer trimestre de 2017, el número de ocupados ha descendido un 0,6% en términos interanuales. Este descenso se ha debido, sobre todo, a la caída del empleo en el sector agrario (-17,7%), muy afectado por la sequía, y al descenso en el empleo no asalariado. Por su parte, el número de parados ha vuelto a disminuir (-8,0%), situándose la tasa de paro en el 13,0% (16,4% en España).

Para el conjunto de 2017, y a falta de conocer los datos relativos al cuarto trimestre, nuestras estimaciones apuntan a un crecimiento para Castilla y León del 2,4% (3,1% en España), 0,1 p.p. menos de lo previsto en septiembre, dado el peor comportamiento de la actividad agraria e industrial, y el menor impulso del consumo privado. Desde el punto de vista de la oferta, este crecimiento obedece a la aportación de los sectores no agrarios, ya que para las ramas primarias se prevé un descenso del 8,5%, destacando las tasas de crecimiento superiores al 3% del sector servicios y la construcción. En cuanto a la demanda, el consumo privado y la inversión crecerán un 2,5%, aumentando el gasto en consumo de las Administraciones Públicas un 2,8%.

En cuanto al mercado de trabajo, se estima un crecimiento en el número de ocupados del 1,4% en el promedio de 2017, alrededor de 0,5 p,p. inferior al estimado en septiembre, observándose un peor comportamiento de lo previsto en todos los sectores, a excepción de la construcción. Salvo en el agrario (-12,2%), el empleo crecerá en el resto de sectores, destacando el incremento en la construcción (7,0%). El número de parados podría descender un 11,9%, mientras que la tasa de paro se situaría en el 14,0% (17,1% en España), 1,8 p.p. por debajo de la registrada en el promedio de 2016.

Para 2018, se prevé un crecimiento del 2,3%, 0,1 p.p. inferior al de 2017 y 0,2 p.p. menor que el estimado a mediados de septiembre. Por el lado de la demanda, se anticipa una desaceleración del consumo privado y público (2,3% y 1,0%, respectivamente), en tanto que la inversión podría mostrar un mayor repunte (2,9%), mientras que por el lado de la oferta se espera una aportación positiva de todos los sectores, con un crecimiento relativo más intenso de la construcción y los servicios (3,1% y 2,6%, respectivamente). Por su parte, el número de ocupados podría crecer un 1,8%, produciéndose una recuperación del empleo en el sector primario. A su vez, la población activa podría disminuir un 0,2%, de modo que el número de desempleados disminuiría alrededor de un 13%, por lo que la tasa de paro quedaría situada en el promedio de 2018 en el 12,3%, 1,8 p.p. por debajo de la estimada para 2017.

Análisis Provincial

Según estimaciones de nuestro Indicador Sintético de Actividad, en el tercer trimestre de 2017, Soria (2,9%) y Segovia (2,8%) habrían registrado las mayores tasas interanuales de crecimiento. También habrían mostrado un incremento superior al promedio regional, aunque las tasas no serían estrictamente comparables, Zamora (2,5%), Ávila (2,5%), Salamanca (2,4%) y Burgos (2,4%).

Para el conjunto de 2017, Soria y Segovia (2,9% y 2,8%, respectivamente) son también las provincias que habrían registrado mayores tasas de crecimiento, estimándose incrementos en línea con el promedio regional en Burgos, Ávila, Zamora y Valladolid. Las primeras estimaciones para 2018 apuntan a un crecimiento de la actividad en todas las provincias, aunque Zamora, Salamanca y Segovia podrían mostrar un mayor avance, con tasas en torno al 2,5%.

EL INFORME ÍNTEGRO PUEDE CONSULTARSE EN EL SIGUIENTE ENLACE

https://www.espanaduero.es/PortalServlet?pag=1418717870911.1433246193805&menu0=infocorporativa

 

Impactos: 86