XXIX Festival Internacional Purple Weekend de León. 6 al 9 de diciembre de 2017

Y van 29 (que no se dice pronto sino de uno en uno) los Purple Weekend de León que ponen en hora la escena musical de un festival que se la juega siempre al mismo color: el que hace historia. El de los jugadores del rock. No hay ruleta, hay seguimiento de la calidad. Tampoco azar. Se trata de completar un puzle que recorra los grandes géneros que parten del rhythm and blues para ir pasando por todas las décadas. El clasicismo moderno. La estética irreverente punk y garagera. La involución sonora bien entendida. La revitalización que aportan nuevas bandas junto a los grandes nombres. Con enjundia. Con ejercicios de estilo, los justos. La energía más power… todo… Se cuenta por décadas, 50, 60, 70… hasta hoy, para que, con todos esos mimbres, el Purple Weekend sea el mayor regreso al futuro del festival con mejor pasado.

Por sus nombres lo conocerás. Y esto es 2017. El Festival Internacional Purple Weekend de León, organizado por Centro León Gótico, es la gran nave del rock que, durante cuatro días, hace de esta ciudad capital internacional sonora de diciembre. Con tanto buen gusto que el regusto se saborea por las calles. Parkas y chupas de cuero contra el frío en jornadas calientes. Conciertos en una cita multisede. Actividades en torno a la cultura moderna con atención para todos los públicos. Una mecha que se prende para que, a toda luz y volumen, León retumbe más allá de sus fronteras. No hay contaminación sonora, sino que la programación del Purple Weekend se integra en el ritmo de la ciudad.

Si organiza Centro León Gótico, los patrocinadores son igual de importantes: A la cabeza Son Estrella Galicia, aliados perfectos ya durante años para que el milagro de Purple perviva. Pero también, cómo no, el Ayuntamiento de León. Más ahora la Junta de Castilla y León. Y Fundación Aguas de León, León es Fuero, Actividades Culturales de la Universidad de León, Espacio Vías, Proconsi, León De Cerca, Merc, La O.R.A. Colabora, Eulsa.

El gran alimento es el público. Tanto las caras que se repiten año a año y que llegan desde Galicia, País Vasco, Madrid, Asturias, etc, porque el Purple Weekend, año a año, centrifuga seducción, como las que se asoman por primera vez a la cita y se vuelven a sus casas con la frase escrita en la frente: el año que viene vuelvo. Pero también, el público local que ha sido pulmón año a año para que en 2018 este artefacto sonoro, visual y sensorial cumpla 30 años dedicados a crear un firmamento temporal por el que han pasado las mejores estrellas del rock. Esas que brillan por derecho, alejadas de los artificios, y a las que se suman las que se acaban de encender. Si por el Purple Weekend pasan las ya consagradas, cada año nace una nueva estrella.

Y por último, lo primero, que es antes. Los nombres de este 2017: Redd Kross, Lime Spiders, The Event, Nikki Corvette & The Romeos, Psychotic Youth, The Frowning Clouds, The Mystery Lights, The Living Eyes, The Allnighters, Tito Ramírez, Together Pangea, The Salamanders, The Imperial Surfers, Evil Evil Girrrls and The Malvados, Stay, The Extended Plays, Roman and The Rosarys.

La gran nave del Purple Weekend ya sobrevuela la Península. Próximo aterrizaje: León. Del 6 al 9 de diciembre de 2017.

El Purple Weekend y León

El Festival Internacional Purple Weekend de León, organizado por Centro León Gótico y patrocinado por SON Estrella Galicia, que este año alcanza su XXIX edición, es el gran activo musical de la ciudad. Se celebra del 6 al 9 de diciembre en este 2017, pero su repercusión se  reproduce a lo largo de todo el año y traspasa fronteras convirtiéndose en un acontecimiento de carácter nacional e internacional. Es la gran cita festivalera que remata el año. Pero su alcance también supone para León una propuesta de actividad cultural, turística, de comercio y hostelería, y económica en general, que beneficia a todos los sectores implicados.

La media de asistentes al Festival Internacional Purple Weekend de León ronda ya los 11.000 espectadores, que durante los días de celebración participan tanto de la programación del evento como de las propuestas con que cuenta León como reclamo turístico y cultural. En definitiva, el festival se integra en la ciudad como una suma que tiene que beneficiar a todos. El guión es musical pero el volumen también incluye ser altavoz y promoción de León. El impacto económico estimado de la pasada edición fue de 1,6 millones de euros.

La repercusión del Purple Weekend se traduce en la presencia en medios tanto locales como nacionales, especializados como generalistas, que tanto antes como durante el evento se hacen eco del acontecimiento. Por supuesto, la repercusión en redes sociales se multiplica, desde la labor de la propia organización y la que aportan los asistentes, posicionando al festival como la gran noticia musical que ocurre en España durante estos días.

En cuanto a público conviven a la perfección los aficionados especializados junto a los que se acercan al Purple Weekend por curiosidad o conocer el ambiente que se vive esos días en León y provincia. Algo, que viene ayudado por una programación en la que hay varias sedes, varios escenarios, actividades que van desde los conciertos a otras citas como exposiciones y encuentros de diferente índole, que con el ingrediente añadido de celebrarse a lo largo de todo el día, con las posibilidades que ofrece, consigue que la ciudad baile mañana, tarde y noche.

Si el Purple Weekend empapa León de música en cuanto a cantidad, los años también han demostrado que lo hace en calidad. Con una selección artística que lo aleja de festivales replicantes en cuanto a cartel. Porque desde el carácter de festival especializado en rocanrol clásico, con el rhythm and blues como bandera, con la presencia de bandas legendarias, conciertos únicos, y otros que en plena actividad apuestan por la calidad como propuesta sonora, lo que pasa por el Purple Weekend siempre tiene la etiqueta de especial.

La prestigiosa revista musical Ruta 66 se hacía eco ya de primicias del cartel de este año al anunciar la presencia de los australianos Lime Spiders en fecha exclusiva, o con Redd Kross y The Event en lo que constituiría un formidable tridente como cabezas de cartel. Durante otros años también ha habido nombres que se salen del listado para convertirse en noticia individual. Si hace ya unos cuantos años, por el Purple Weekend pasó The Knack, autores de aquel incontestable My Sharona que se convirtió en éxito popular hasta en las incipientes radio fórmulas, años después fue el turno de Booker T, que en su caso sería apostar por la carrera completa de un artista delicatesen, legendario y fundamental. Pero son sólo muestras de una programación por la que desfilan una veintena de bandas por edición.

El público es también el gran protagonista del Purple Weekend. Su presencia es indispensable en todas las actividades que se desarrollan a lo largo del día. Y que hace que además de llenar los recintos festivaleros del Purple luego aporte con su curiosidad el conocer los diferentes rincones y la atractiva oferta en general de León, ahora como ciudad turística y siempre como capital gastronómica.

Purple Weekend Revolution

La Revolución del Purple Weekend es la involución bien entendida. Porque revolucionario es ser un festival único en su filosofía entre los muchos que pueblan el panorama patrio. Ponerle el punto final al año con una apuesta de largo alcance en el tiempo y el espacio. Y, desde la modestia, tirando hacia el córner del Noroeste, evolucionar para llegar a esa filosofía por el camino de los grandes grupos, las grandes canciones, el Rock and Roll, no como marca divisoria sino como aglutinador de todos los estilos. Llegar al punto en el que los árboles dejan al fin ver el bosque. Y ver también los árboles. Verlo todo. Y que la maraña clasificatoria de estilos no retrase el gran momento: la música. Que además, no sólo no pierde las esencias anteriores, sino que las conserva como oro en paño. Caben todos en máximo estado de creatividad. Las bandas llegan con su libro para que sea leído a todo volumen. El respeto del Purple Weekend a sus bandas es máximo. Todo está servido para el mejor público. Lo oirás con tus propios ojos.

Impactos: 91