Considera que habrá que evitar posibles discriminaciones por motivos de edad; y que el empleado mayor es más vulnerable a determinados peligros para la seguridad y la salud.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) propone y promueve una nueva organización preventiva para propiciar el trabajo saludable adecuado en cada fase de la vida laboral, porque las necesidades son diferentes según la edad del trabajador, y la nueva realidad del retraso de la edad de jubilación es algo que las administraciones y empresas deben tener en cuenta.

   La Agencia Europea de Seguridad y Salud en el Trabajo (EU-OSHA) advierte de que, en el año 2030, la tercera parte de los trabajadores, en muchos países europeos, tendrán entre 55 y 64 años, una circunstancia que requiere un enfoque global diferenciado de la gestión de la salud y la seguridad.

   CSIF insiste en que muchos trabajadores se enfrentarán a una vida laboral más larga. Por ello, “es necesario realizar esfuerzos para garantizar unas condiciones seguras y saludables a lo largo de toda la vida laboral. El envejecimiento de la población activa presenta diversos retos para todos los que intervienen en la gestión de la seguridad y salud en el trabajo (SST)”.

   Para CSIF, la salud y la seguridad laboral en trabajadores de más de 55 años es una cuestión que no está siendo valorada y tratada adecuadamente, para promocionar del envejecimiento saludable y el  trabajo sostenible; por lo que con motivo de la celebración de la Semana Europea de la Seguridad y Salud en el Trabajo 2017 (23-27 de octubre), CSIF renueva su apoyo a la  Campaña Europea 2016-2017 ‘Trabajos saludables en cada edad, organizada por la Agencia Europea de Seguridad y Salud en el trabajo (EU-OSHA),  que  en  su  segundo  año  continúa  impulsando  un  enfoque  global  de  la seguridad y la salud en el trabajo atendiendo a la diversidad de los trabajadores, para garantizar unas condiciones de trabajo adecuadas a lo largo de la vida laboral.

   Pero CSIF considera que “no podemos quedarnos sólo en una campaña bianual de la EU-OSHA, sino que esta debe ser un punto de inflexión para un cambio de paradigma, y una nueva organización de trabajo saludable en cada fase de la vida laboral de la persona trabajadora”.

   Para CSIF, la prolongación de la vida laboral puede tener una mayor exposición a riesgos laborales. “Habrá más trabajadores mayores con problemas de salud crónicos y necesidades específicas; o que serán más vulnerables a determinados peligros para la seguridad y la salud. El elevado índice de problemas relacionados con el trabajo que se observan en determinados sectores y puestos que implican una pesada carga de trabajo físico o mental, trabajo manual u horarios atípicos también han de tenerse en cuenta”.

   Por otra parte, CSIF afirma que, a escala social, “es necesario abordar la discriminación por motivos de edad”; y avisa de la importancia de la prevención de la discapacidad, o de la rehabilitación para a reincorporación al puesto de trabajo va en aumento.

Impactos: 6