El consejero de Empleo, Carlos Fernández Carriedo, ha presentado los presupuestos del departamento que dirige, que experimentan un aumento del 3,76 % que consolida el crecimiento experimentado por esta consejería en el año 2017, que fue del 11 %, lo que supone un incremento del 15 % en los dos ejercicios. Las cuentas de Empleo tienen tres objetivos prioritarios: seguir creando empleo dentro de la senda del crecimiento económico, mejorar la calidad y estabilidad de los nuevos puestos y favorecer la integración laboral de las personas con mayores dificultades. Es la cuarta consejería que más crece, hasta los 297,27 millones de euros, y prioriza impulsar la creación de empleo para hacer frente a los retos demográficos. Las políticas activas de empleo contarán con 4 de cada 5 euros del presupuesto para 2018.

La Consejería de Empleo fomentará un empleo de calidad y competitivo que tiene como eje central la II Estrategia Integrada de Empleo, Formación Profesional, Prevención de Riesgos Laborales e Igualdad y Conciliación en el Empleo. Además, se incrementará el esfuerzo para que llegue a aquellos colectivos con especiales dificultades. Castilla y León es una de las pocas comunidades que invierten fondos propios a las políticas de empleo. En este ejercicio, la Consejería de Empleo destinará 8,4 millones de euros.

La apuesta por el empleo es prioritaria para la Junta de Castilla y León y para ello las políticas activas de empleo, a las que se dedican 4 de cada 5 euros del presupuesto, cuentan con un papel fundamental para hacer frente a las situaciones de desempleo que todavía existen. Por otra parte, el Dialogo Social constituye una baza muy relevante a la hora de impulsar los grandes objetivos que son comunes a toda la sociedad de Castilla y León.

En el contexto de este dialogo con los representantes empresariales y de los trabajadores, se ha iniciado ya la negociación del Plan Anual de Políticas de Empleo para 2018; en concreto, el pasado 29 de septiembre se celebró la reunión del Consejo del Diálogo Social con el presidente de la Junta.

Objetivos

La Consejería de Empleo establece 15 objetivos prioritarios en el presupuesto para 2018. El primero es que todo el trabajo se centrará en incrementar el empleo, con el objetivo de llegar en la legislatura al millón de ocupados. El segundo es el mantenimiento del empleo existente, fortaleciendo el papel de la formación. En tercer lugar se apuesta por los colectivos más desfavorecidos y con mayores dificultades de acceso al empleo, como las personas con discapacidad o las que se acercan a la edad de jubilación. El cuarto objetivo clave es la consideración especial a los jóvenes como colectivo prioritario contemplado en la Estrategia de Empleo. El quinto es prestar una atención especial a la mujer, estableciendo mayores incentivos para incrementar sus posibilidades de acceso al mercado laboral, reducir la brecha de género y garantizar la igualdad de trato y oportunidades.

Dentro de este bloque de objetivos del presupuesto, se establece en sexto lugar el apoyo a la creación de empleo en el entorno rural, con el objetivo de impulsar su desarrollo y contribuir a fijar población; el séptimo objetivo se centra en la mejora de las condiciones laborales y salariales, acorde con la recuperación económica, para también recuperar retribuciones y condiciones laborales. En octavo lugar, potenciar el apoyo al empleo estable y de calidad  a través de incentivos a la contratación indefinida con compromiso de mantenimiento del empleo al menos durante dos años, así como subvenciones al establecimiento por cuenta propia condicionan la ayuda al mantenimiento de la actividad durante dos años.

El noveno objetivo se centra en el apoyo al empleo con derechos, más y mejores empleos. Así, la contratación temporal a través de entidades locales será a jornada completa, más perdurable en el tiempo y para facilitar el cobro de prestaciones. El décimo objetivo fijado es la formación, como un mecanismo necesario tanto para trabajadores desempleados como ocupados, que permita abordar las constantes adaptaciones a un mundo global y tecnológico.

El objetivo número once es la apuesta por la prevención de riesgos laborales encaminada a la ‘siniestralidad cero’; el duodécimo es un apoyo especial a los trabajadores autónomos en todo su recorrido profesional y laboral, con medidas desde su establecimiento inicial hasta el cese de su actividad, dentro de la Estrategia de Emprendimiento, Innovación y Autónomos de Castilla y León 2016-2020. El decimotercer objetivo se dirige al fomento del empleo en las empresas de Economía Social, impulsando la incorporación de socios en cooperativas y sociedades laborales, y aprovechando la capacidad generadora de puestos de trabajo de la Economía Social, en especial para los colectivos de trabajadores con mayores dificultades de inserción laboral.

El decimocuarto objetivo es impulsar aún más la prestación de servicios del Servicio Público de Empleo. En los últimos años, 200.000 trabajadores han recibido anualmente algún servicio a través del Ecyl, que ha contribuido a su inserción laboral o a la mejora de su cualificación profesional. El último objetivo es la prestación de servicios universales y gratuitos. Todos los servicios prestados se dirigen a la totalidad de la población de Castilla y León, que puede participar en ellos de forma gratuita.

Principales aspectos económicos

El presupuesto de la Consejería de Empleo aumenta un 3,76 % sobre el crecimiento del 10,96 % experimentado el año anterior, lo que arroja un aumento presupuestario para las políticas de empleo de alrededor del 15 % en los dos últimos años, siendo en el ejercicio de 2018 la cuarta consejería que más crece. Castilla y León es una de las pocas comunidades autónomas que aporta fondos propios a las políticas de empleo, con un aumento superior al 6 % frente al ejercicio anterior.

Los recursos económicos se dirigen esencialmente a los ciudadanos, por cuanto los gastos corrientes se mantienen en niveles similares al último ejercicio y las operaciones de capital superan las tres cuartas partes del presupuesto. Asimismo, todos los esfuerzos presupuestarios para combatir el desempleo se ponen también al servicio de la lucha contra la despoblación, a lo que también debe contribuir la calidad y equidad de los servicios públicos y la ordenación del territorio.

Plan de Empleo Local

El Plan de Empleo Local contará con 40 millones de euros, buscando la cofinanciación de las entidades locales y la complementariedad de actuaciones en la consecución de un empleo productivo, con más calidad y con más derechos, y con atención específica a jóvenes, mujeres, personas con discapacidad y resto de colectivos con mayor dificultad de acceso.

Colectivos prioritarios

Se prioriza el gasto en aquellos colectivos con especiales dificultades de acceso al empleo: jóvenes, parados de larga duración, quienes han agotado sus prestaciones por desempleo, personas con discapacidad o aquellas en riesgo o situación de exclusión social. Además, pendientes de la negociación en el seno del Diálogo Social del próximo Plan de Empleo, se han programado medidas por importe superior a los 10 millones de euros para acciones de empleabilidad de jóvenes, además de articular incentivos para su primera oportunidad laboral tras su etapa formativa.

Asimismo, el presupuesto permite fortalecer las políticas de igualdad, favoreciendo las oportunidades en el trabajo y el ascenso profesional de las mujeres y articulando una línea específica de contratación de agentes de igualdad de oportunidades. También se destinan más de 28 millones de euros al empleo de personas con discapacidad, tras haber adelantado dos años el compromiso de legislatura de subvencionar el 75 % del salario mínimo profesional de los nuevos contratos de trabajadores con discapacidad severa en Centros Especiales de Empleo (CEE), lo que tendrá continuidad en 2018, subvencionando también tanto las unidades de apoyo de los CEE como el empleo con apoyo en empresas ordinarias para los trabajadores con discapacidad.

Se incrementan un 30 % los recursos para el empleo de colectivos en situación o riesgo de exclusión social, garantizando el 50 % del SMI de los trabajadores y el personal de acompañamiento de las empresas de inserción, para facilitar su adaptación social y laboral. También los parados de larga duración seguirán constituyendo un objetivo prioritario, para facilitar su incorporación al mercado de trabajo y establecer instrumentos sociales de orientación en la búsqueda activa de empleo. Por último, este presupuesto hará frente a nuevas actuaciones de apoyo al colectivo de trabajadores más mayores, tal y como se está debatiendo con los agentes sociales y económicos.

Autónomos y cooperativas

El presupuesto de la Consejería de Empleo destinará 17 millones de euros al fomento del autoempleo y la cultura emprendedora, con medidas incluidas en la Estrategia de Emprendimiento, Innovación y Autónomos de Castilla y León, y con una especial atención a los jóvenes y al mundo rural, con la extensión de la tarifa plana de 12 meses. De igual manera, apoya a las empresas de la Economía Social, con especial atención a las cooperativas y sociedades laborales, en el contexto del próximo debate y previsible aprobación de una nueva Ley de Cooperativas que permitirá reducir obligaciones y cargas administrativas.

Formación e intermediación

La Consejería de Empleo, a través del Ecyl, destinará 91 millones de euros a políticas de formación y cualificación profesional, tanto para trabajadores desempleados como ocupados, con un crecimiento superior al 17 % frente al ejercicio anterior, que a su vez se incrementó un 10 % frente al precedente, como muestra de un firme compromiso por la formación como mejor impulso del empleo de calidad. Se prioriza una oferta orientada a los requerimientos de las empresas y del mercado laboral y la puesta en marcha de nuevos sistemas como el ‘cheque formación’.

Por otra parte, la intermediación y la orientación laboral cuentan con más de 39 millones de euros para garantizar el funcionamiento de las oficinas de empleo, que prestan más de 1.000 servicios diarios, tanto a trabajadores como a empresas, y más de 25 millones de euros para políticas de inserción laboral.

Seguridad y Salud Laboral

Los fondos para prevención de riesgos laborales crecen el 2,6 % sobre un aumento ya experimentado también el último año por encima del 7 %, con el objeto de hacer frente a los nuevos riesgos que se derivan de la mayor actividad productiva y de la incorporación al empleo de personas con menor experiencia laboral.

Anclaje empresarial

La Fundación FAFECYL cuenta con unos recursos globales de 2 millones de euros, de los cuales en torno a una cuarta parte se dedica a actuaciones en materia de formación y el resto, al anclaje empresarial y la búsqueda de alternativas en caso de crisis industriales, con una importante dotación para la dinamización económica de los municipios mineros.

Asimismo, en un contexto de reducción de los expedientes de regulación de empleo, se garantiza el apoyo a trabajadores y empresas afectados por crisis empresariales, aumentando en torno a un 15 % los recursos destinados a ello.

SERLA

La dotación del SERLA se eleva igualmente a 2 millones de euros para incorporar progresivamente en todo el territorio de la Comunidad las nuevas actividades relativas a los conflictos individuales, además de continuar atendiendo las desarrolladas en el ámbito de los conflictos colectivos durante los últimos veinte años.

Mercado laboral de Castilla y León

Según los datos de la encuesta de población activa (EPA), en Castilla y León ha bajado el paro en más de 85.000 personas entre el segundo trimestre de 2013 y el segundo trimestre de 2017, por lo que ha recuperado ya el 51,17 % del empleo perdido durante los peores años de la crisis. Castilla y León cuenta con una tasa de paro del 14,45 %, casi 2 puntos menos que hace un año, y un diferencial inferior de casi tres puntos en comparación con la media nacional.

La tasa de paro de los jóvenes ha descendido también casi un punto en el último año y más de ocho puntos en los últimos cuatro años. Por otra parte, el 64 % de los nuevos empleos del último año ha sido ocupado por mujeres, de manera que hay hoy 6.800 mujeres ocupadas más que antes de la crisis, y el 52,5 % de los nuevos empleos de los últimos cuatro años ha sido ocupado por mujeres.

De los 25.500 nuevos asalariados que se han incrementado con respecto al año anterior, el 70 % fueron creados por el sector privado y de ellos el 65% lo fueron por tiempo indefinido. Por tanto, el porcentaje de asalariados con contrato indefinido es del 74,6 %, más de dos puntos superior al porcentaje al inicio de la crisis -segundo trimestre de 2007-, y casi punto y medio superior a la media de España.

Todo esto es posible gracias a la recuperación de la economía de Castilla y León, que está experimentando un crecimiento interanual del 2,3 %, lo que supone un incremento de cinco puntos desde el inicio del periodo de recuperación, por cuanto, en el mismo momento del año 2013, el PIB decrecía un 2,7 %. No obstante, en la Comunidad casi 157.000 personas en situación de desempleo exigen del esfuerzo y atención de la Junta.

Según datos de Eurostat, España lidera la reducción interanual del desempleo en la zona Euro. Con una variación interanual, en el mes de marzo de 2017, de 530.000 desempleados menos. De esta forma, se posiciona como primera economía europea en creación de empleo.

Impactos: 62