El Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Villaquilambre acusa al concejal responsable y al alcalde de mala planificación de las actuaciones municipales

Villaquilambre, a 4 de agosto de 2017. El Grupo Socialista del Ayuntamiento de Villaquilambre ha expresado este viernes su disconformidad con las “continuas improvisaciones del equipo de gobierno del PP en las obras municipales”. El PSOE refiere que, recientemente, “hemos podido ver como nuestro alcalde (Manuel García) se fotografía junto a las máquinas que asfaltaban varias calles del entorno de la Casa Cultura de Villaobispo.

Sin embargo, este tipo de visitas se asocia más a una improvisación, que a una agenda de verificación y seguimiento del grado de avance de las obras”.

Los socialistas explican que continúa “la obra faraónica” que convertirá la calle La Fuente de Villaobispo en peatonal, con la prohibición del paso de vehículos.

“Justo al inicio de dicha obra, el equipo de gobierno acomete el asfaltado de las calles aledañas, asfalto reciente que será indudablemente deteriorado por la maquinaria que realizará la obra, grúas, camiones de obra, maquinaria pesada, etc… ¿No sería mejor realizar primero la obra principal y retrasar el asfaltado de las calles aledañas, asegurando la mayor duración y buen estado del mismo y mientras tanto acometer mejoras en alguna otra calle del municipio? Comparando la ejecución con una reforma doméstica, ¿a alguien se le ocurre poner primero el parquet y después tirar los tabiques?”, añade el PSOE de Villaquilambre.

A juicio del Grupo Socialista, “la improvisación y falta de planificación en obras municipales es permanente, tal y como se manifestó en el retraso de la apertura de las piscinas municipales en plena ola de calor”.

Agrega que, “en vez de planificar y realizar la ejecución de las obras a partir del cierre de campaña en septiembre, el equipo de gobierno acomete el cambio del vallado y acondicionamiento de la entrada a las instalaciones en pleno mes de junio, obligando a retrasar el acceso al público 10 días”. Como consecuencia de dicho retraso, argumenta el PSOE, “hay que destacar que la plantilla de trabajadores que fueron contratados para la campaña estival, tuvieron que esperar 10 días para incorporarse a sus puestos de trabajo”.

Los socialistas concluyen señalando que a raíz de estos hechos “se perdieron 12.000 euros de ingresos, considerando el precio de 2 euros la entrada y con una media de 600 usuarios al día (según datos de la web municipal)”.

Desde el PSOE, se exige al equipo de gobierno “mejor gestión y planificación, ya que los inconvenientes derivados de sus improvisaciones las padecemos todos los vecinos para los que gobiernan. De nada sirve sacarse fotos cuando el mal ya está hecho”.

Impactos: 66