OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los bancos y ambos obispados son las grandes prioridades de una Diputación donde se va explicando porqué el PP puso a Matías Llorente a dedo en el ILC, que sigue ejerciendo de monaguillo del PP con Majo, como antes lo fue con Carrasco.

Desde IzAb aplaudimos la coherencia en defensa de la aconfesionalidad constitucional y la coherencia del Diputado de Coalición en Común. Hoy hemos conocido que además de pagarle la reparación de Iglesias como si fueran patrimonio histórico, la Diputación organiza misas de difuntos en Iglesias que incumplen la Ley de Memoria Histórica y es conocida por acoger durante años la misa, también de difuntos, a Franco y José Antonio durante numerosos 20N.

Es un escándalo que se pretenda pasar por Patrimonio a cualquier Iglesia, que se priorice a los Obispados y se reduzcan este año las inversiones del Plan de Juntas Vecinales para muchas de nuestras pedanías. El año pasado recibían 6000 euros, este año se puede reducir hasta los 4000 según la población de las mismas.

Al mismo tiempo se destinan más de 30 millones a alimentar a los bancos mientras las inversiones en empleo, política social e inversiones en general se congelan o no existen. Es sangrante sufrir como la Diputación entiende las políticas de empleo como pagar cotizaciones a  emprendedores, pagar empleados durante unos meses a los ayuntamiento y cerrar el Parque Científico cuando nuestros polígonos industriales mueren.

Sr Majo: “Ninguna confesión tendrá carácter estatal” la Diputación de León, tiene como objetivo democrático y constitucional fomentar la libertad de conciencia y la independencia de esta institución del Estado de cualquier confesión religiosa o ideología particular, por respeto a la pluralidad ideología, de convicciones y creencias del conjunto de la ciudadanía de este municipio. Pero sobre todo debe cambiar las prioridades de sus políticas y poner a la gente de León por encima de las dos grandes “religiones” que pudren las políticas del PP: su sumisión religiosa a la Iglesia Católica y el fanatismo que les mueve a destinar dinero público de todos a los bancos sin necesidad. Esto último no es grave en al Diputación pero el Plan Montoro de pago a proveedores fue diseñado para recapitalizar a las entidades financieras mientras se intervenía a los ayuntamientos y los 60.000 millones perdidos en el rescate bancario, con parte del cual se ha pagado el desmantelamiento de CajaEspaña es un escándalo.

Quedan claras la prioridades del PP, hoy fue solo un nuevo capítulo.

Impactos: 72