En el encuentro, celebrado hoy bajo la presidencia del delegado territorial, Guillermo García Martín, se ha informado también de los datos referentes a la cosecha de este año en León.

El nuevo órgano de diálogo entre las organizaciones profesionales y la Administración ha mantenido esta mañana una reunión ordinaria en la que se han analizado, entre otras cuestiones, la línea de subvenciones que, tanto desde el Gobierno estatal como desde el autonómico, se ha puesto en marcha para tratar de paliar la campaña agrícola 2016-2017 como consecuencia de las adversidades climatológicas que han repercutido de forma desfavorable en las explotaciones agrarias, y, por tanto, en la situación económica del sector.

Dentro de las ayudas otorgadas por el Gobierno nacional, se encuentran, además del compromiso de reducir los módulos fiscales, las moratorias a las cotizaciones a la Seguridad Social de un año sin intereses en el pago de las cotizaciones correspondientes a los meses de julio de 2017 a febrero de 2018, ambos inclusive y condonaciones de tasas y cánones de riego de la CHD.

Por otro lado, desde el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente han convocado para el ejercicio de 2017 una línea de ayudas destinadas a la obtención de avales de la Sociedad Anónima Estatal de Caución Agraria (SAECA), por titulares de explotaciones agrarias, que garanticen préstamos para financiar sus explotaciones. Dentro de ellas, hay dos tipos que son subvencionables: línea general, en este caso, son créditos de hasta 40.000 € con un plazo de amortización de 5 años, existiendo la posibilidad de que uno pueda ser de carencia; y línea de reestructuración de crédito para sectores con dificultades como las explotaciones lácteas, hortofrutícolas, porcinas y cunícolas. En este último, son créditos de hasta 80.000 € con un plazo máximo de amortización de 10 años, de los cuales uno podría ser también de carencia. El MAPAMA está estudiando asimismo habilitar una nueva modalidad de préstamo de hasta 60.000 € con un plazo de amortización de 5 años, de los que dos podrán ser de carencia. Se incorporarán nuevos sectores como el lúpulo, el viñedo y los cultivos extensivos y se prevé que esta línea esté operativa a principios de agosto.

Desde la Junta de Castilla y León, complementando con las ayudas ministeriales, se está llevando a cabo el impulso de un amplio abanico de medidas urgentes. En este sentido, se establecen una serie de excepciones a la hora de tener que cumplir ciertas obligaciones y criterios de admisibilidad en el marco de las ayudas financiadas por el FEAGA y/o FEADER como consecuencia del carácter excepcional de la presente campaña agrícola. El pago verde o greening (diversificación de cultivos y superficies de interés ecológico), la ayuda asociada a los cultivos proteicos, ayudas para inversiones en las explotaciones agrarias, ayudas de agroambiente y clima y normas de condicionalidad son algunas de dichas excepciones.

Se concreta también una línea de subvenciones de mínimis destinadas a garantizar el suministro de agua en las explotaciones ganaderas en régimen extensivo de aprovechamiento de pastos en la Comunidad. A estas ayudas, que se otorgarán en régimen de concurrencia competitiva, podrán acceder los titulares de explotaciones ganaderas y gestores de pastos comunales. Para los primeros, los requisitos son: tener un sistema de explotación extensivo, disponer de un censo igual o superior a diez unidades de ganado mayor y tener su explotación inscrita en el Registro de Explotaciones Agrarias de Castilla y León (REACYL). En el caso de que los solicitantes sean gestores de pastos comunales, deberán acreditar la disponibilidad de dichos pastos. Entre las actividades subvencionables están las estructuras para abastecimiento de agua, los equipos para mejorarlo, así como diversos servicios posibles para abastecer de agua a las explotaciones. La cuantía a percibir será como máximo del 50% de la inversión subvencionable, con un límite por beneficiario de 4.000 euros. Y el plazo de presentación de la solicitud de dichas ayudas que, en principio finalizaba el 31 de julio, se ha ampliado hasta el 20 de agosto.

Otro tipo de ayudas son las destinadas a la bonificación de intereses de préstamos preferenciales formalizados por titulares de explotaciones agrarias de la Comunidad. Los beneficiarios podrán ser los titulares de explotaciones agrarias inscritas en el REACYL que, habiendo obtenido un aval de SAECA, obtengan el reconocimiento del derecho a la suscripción de un préstamo preferencial bonificado y los formalicen con alguna de las entidades financieras colaboradoras. Aquellos que pretendan dicho reconocimiento, deberán presentar una solicitud telemáticamente hasta el 20 de septiembre de 2017.

En función de la tipología de la personalidad (física o jurídica), los requisitos son distintos. Para las personas físicas: hay que estar dada de alta en la Seguridad Social en el sector agrario por cuenta propia; haber obtenido en la última campaña del IRPF al menos el 50% de su renta total de actividades agrarias o de actividades agrarias complementarias; haber suscrito una póliza o contrato de seguro en las líneas comprendidas en el Plan de Seguros Agrarios Combinados en el año 2016 o 2017, antes del 15 de octubre, y comprometerse a mantener el seguro en los próximos tres años. Por su parte, las personas físicas que tengan en 2017 la condición de joven agricultor (18 años cumplidos sin haber cumplido los 40 años) están obligados a cumplir dichos requisitos, a excepción del referido al IRPF.

En el caso de las personas jurídicas: que sean cooperativas de explotación comunitaria de la tierra y/o ganado u otras entidades asociativas titulares de explotaciones agrarias; que su actividad principal sea la agraria; que la entidad o al menos el 50% de sus socios hayan suscrito una póliza o contrato de seguro en las líneas comprendidas en el Plan de Seguros Agrarios Combinados en el año 2016 o 2017, antes del 15 de octubre y se comprometan a mantener el seguro en los próximos tres años; que al menos el 50% de sus socios se encuentren dados de alta en la Seguridad Social en el sector agrario por cuenta propia; que al menos el 50% de sus socios hayan obtenido en la última campaña del IRPF al menos el 50% de su renta total de actividades agrarias o de actividades agrarias complementarias. Este requisito no será exigible en el caso de cooperativas de explotación comunitaria de tierra y/o ganado.

En las explotaciones agrarias de la comarca del Bierzo, las personas físicas tienen que haber suscrito una póliza o contrato de seguro en las líneas de seguros comprendidas en el Plan de Seguros Agrarios Combinados en el año 2016 o 2017, antes del 15 de octubre y comprometerse a mantener el seguro en los próximos tres años. Las personas jurídicas, por su parte, tienen el mismo compromiso que el de las personas físicas, pero que sea cumplido por, al menos, el 50% de los socios de la cooperativa o de la entidad asociativa. También podrán ser beneficiarios de las ayudas de esta orden los titulares de explotaciones agrarias que, no habiendo suscrito una póliza o contrato de seguro en las condiciones anteriormente expuestas, se comprometan a suscribirlo a partir del 15 de octubre de 2017 y antes del 15 de octubre de 2018 y a mantener el seguro dos años más.

En cuanto al importe de estas ayudas, se bonificará como máximo del 100% de los intereses de los préstamos preferenciales, hasta un máximo de 1,5 puntos porcentuales. En el supuesto de que el solicitante se haya comprometido a suscribir a partir del 15 de octubre de 2017 y durante el período subvencionado una póliza o contrato de seguro agrario, se bonificará como máximo del 50% de los intereses de los préstamos preferenciales, hasta un máximo de 0,75 puntos porcentuales. En cualquier caso, la subvención de los intereses se concederá sólo para los cinco primeros años de los comprendidos en el plazo de amortización del préstamo preferencial, o hasta el número de años que garantice SAECA.

El adelanto de los anticipos de las ayudas PAC es otra de las medidas urgentes que tienen previsto llevar a cabo desde la Junta. Por último, en relación a las tasas por prestación de servicios al sector agrario, está exenta, en este 2017, de la tasa por prestación de servicios veterinarios, la expedición de la documentación necesaria para el transporte y circulación de animales de la especie bovina, procedente de explotaciones con orientación láctea; y de las especies ovina y caprina, procedentes de explotaciones con orientación láctea o cárnica.

Asimismo, se aplicará en el ejercicio 2018 una bonificación del 100% en la cuota tributaria de la tasa por actuaciones administrativas relativas a actividades agrícolas; de la tasa por aprovechamiento de pastos, hierbas y rastrojeras; y de la tasa por prestación de servicios veterinarios.

Datos de la cosecha 2017 en León

Otro punto del orden del día del Consejo Agrario Provincial ha sido el referente a los datos de la cosecha de este año. La campaña de cereales de invierno en Castilla y León en general, y, en la provincia de León, en particular, ha estado caracterizada por fenómenos meteorológicos adversos como sequía, granizo, altas temperaturas y heladas tardías, lo que ha reducido de forma importante rendimientos y producciones.

La superficie destinada a cereal de invierno (trigo, cebada, avena, centeno y triticale) en la provincia de León ha sido de 101.539 has, con la siguiente distribución: trigo total, 62.644 has; cebada, 18.315 has; avena, 12.072 has; centeno, 6.171 has; triticale, 2.337 has. Respecto a la producción, ésta ha sido de 129.617 toneladas, un 66% inferior a la producción media de los últimos cinco años (376.062 toneladas). En cuanto al rendimiento medio, en esta campaña ha sido de 1.277 Kg/ha, un 65% inferior al de las cinco últimas campañas (3.672 Kg/ha).

Ante tales situaciones, la medida que ofrece una mayor garantía es la suscripción de seguros agrarios. En León, tan solo el 24% de los agricultores tienen seguro, convirtiéndose en la segunda provincia con el porcentaje más bajo de aseguramiento de la Comunidad, tan solo por detrás de Ávila con un 22%.

Seguimiento de los principales cultivos de regadío

Los cultivos de regadío están evolucionando de forma adecuada, pudiendo afirmar que, a día de hoy, su situación es buena y que se podría obtener una cosecha aceptable siempre que se disponga de agua hasta el final de la campaña. En esta campaña, caracterizada por una acusada escasez de agua, se ha incrementado la superficie de siembra de los cultivos con bajas o medias necesidades hídricas y se ha reducido la destinada a cultivos con mayores exigencias.

El maíz es el principal cultivo de regadío de la provincia, aunque esta campaña ha disminuido su superficie de siembra debido a que es un cultivo con elevada demanda de agua. La superficie sembrada de maíz para grano esta campaña es de 54.127 has, sensiblemente inferior a la de la campaña pasada en la que este cultivo ocupó una superficie de 57.860 has.

En las judías secas, sin embargo, se ha incrementado su superficie de siembra en esta campaña (pasando de las 3.664 has de la campaña pasada a las 4.883 has de la actual), al tratarse de un cultivo con menores necesidades hídricas.

La patata, por su parte, ha mantenido una superficie de siembra muy similar a la de la campaña pasada. En esta campaña la superficie destinada a este cultivo es de 1.527 has. En cuanto a la remolacha azucarera, se ha incrementado de forma notable la superficie de siembra de la misma, pasando de las 4.664 has de la pasada campaña a las 6.317 has de la actual.

En el caso el girasol de regadío, se ha incrementado la superficie de siembra de girasol, al tratarse de un cultivo con menores necesidades de agua. La superficie actual de girasol en regadío es de 6.597 has frente a las 5.600 has de la campaña pasada.

El lúpulo mantiene en 536 has la superficie de dicho cultivo, una superficie similar a la de la campaña anterior. A día de hoy, parece ser que la producción de este año será algo inferior a la de la pasada campaña.

Las organizaciones profesionales agrarias, además de ratificar los datos facilitados por la Administración, han solicitado al Consejo Agrario Provincial las siguientes peticiones: el conocimiento de la cantidad de créditos, tanto aprobados como denegados, en relación a las ayudas que tiene previsto conceder la Junta; y la reducción de tres a dos meses, el período de tiempo exigido para la trashumancia de las ovejas en los puertos dada la escasez de pastos y agua existente como consecuencia de los efectos climatológicos.

Impactos: 54