Este pueblo leonés espera este fin de semana  la llegada de más de 6.000 vehículos y entre 35.000 y 45.000 personas

La delegada del Gobierno en Castilla y León, María José Salgueiro Cortiñas –acompañada por la subdelegada en León, María Teresa Mata-, ha presidido en la mañana de hoy jueves, 1 de junio de 2017, a las 10.00 horas, en la sede de la Delegación del Gobierno en Castilla y León, en Valladolid (C/ Francesco Scrimieri, 1), el acto de presentación del mantenedor de las Justas Medievales del Passo Honroso 2017 de Hospital de Órbigo (León), nombramiento que el Ayuntamiento de esta localidad leonesa ha hecho recaer, en esta 21ª edición, en el Cuerpo de la Guardia Civil.

Además de la delegada del Gobierno, han intervenido, en este acto ante los medios de comunicación el alcalde de Hospital de Órbigo, Enrique Busto, que ha informado de los actos previstos los días 3 y 4 de junio para celebrar esta tradicional fiesta -declarada de Interés Turístico Regional-, y el general jefe de la Guardia Civil en Castilla y León, Francisco Javier Sualdea Martín -acompañado por el teniente coronel jefe de la Comandancia de León, Julio Andrés Gutiérrez-, en representación de la Benemérita.                                                            

Esta festividad aúna de forma importante la recuperación de la memoria y la tradición popular con la recuperación de señas de identidad y símbolos propios ante un acontecimiento excepcional que se ha convertido en referencia en el calendario primaveral de Castilla y León.

Un poco de historia

Los hechos históricos que se recrean sucedieron en 1434, Paso Honroso fue un torneo que tuvo lugar en el puente de la localidad de Hospital de Órbigo en la provincia de León (España).

La acción sucedió en el Año jacobeo de 1434. El caballero leonés Suero de Quiñones, de familia insigne, pidió audiencia al rey Juan II de Castilla para exponer una petición. El rey se hallaba por entonces en el castillo de la Mota (Medina del Campo, Valladolid) con toda su familia. La petición era obtener el permiso para llevar a cabo un torneo especial en que tendrían que participar a la fuerza todos los caballeros que pasaran por el lugar elegido, que era el puente de Hospital de Órbigo, situado en la ruta leonesa del Camino de Santiago. Si se negaban a participar, debían depositar un guante en señal de cobardía y atravesar el río vadeándolo.

La justa o torneo tendría que mantenerse durante un mes en el que Suero de Quiñones estaría acompañado de sus mejores amigos. Don Suero llevaba colgada al cuello cada jueves una argolla metálica, como prueba de amor hacia su dama Doña Leonor de Tovar. El motivo para proponer las justas del puente era poderse librar de dicha argolla peregrinando a Santiago después de haber vencido a todos los caballeros que se presentasen en dicho puente y tras haber roto 300 lanzas a razón de tres por caballero.

El rey le dio permiso y ofreció toda clase de facilidades. Invitó a los mejores caballeros del reino a que pasasen por el camino de Hospital de Órbigo. El torneo comenzó el 10 de julio de 1434 y terminó el 9 de agosto del mismo año, día en que don Suero fue herido. Sólo hubo un descanso el día 25, festividad de Santiago. Se levantó el tinglado junto al puente y cada día se comenzaba con una misa solemne y se terminaba con un gran festín. Las crónicas cuentan que sólo hubo una muerte al cabo del mes, la de un caballero catalán llamado Asbert de Claramunt, que recibió un lanzazo en un ojo atravesándole el cerebro. Parece ser que la Iglesia prohibió que se le enterrase en lugar sagrado.

Cuando terminó el torneo, don Suero y sus amigos se dirigieron en peregrinación a Santiago a cumplir con la promesa hecha. Don Suero depositó allí la argolla y la cinta azul que simbolizaba su amor por la dama y en la que estaba escrita una leyenda que lo atestiguaba:

           Si no os place corresponderme,

en verdad que no hay dicha para mí

En la actualidad esta cinta se halla alrededor del cuello de una imagen de Santiago Menor que está en la catedral, en la capilla de las reliquias. La argolla es una gargantilla de oro y se encuentra en el relicario del Apóstol.

Turismo y dispositivo de seguridad

Las Justas se han convertido en un atractivo turístico y un agente dinamizador de la cultura y la tradición popular de este rincón del noroeste de nuestra Comunidad. Miles de personas (entre 35.000 y 40.000 previstas), entre vecinos y visitantes, y más de 6.000 vehículos se dan cita en Hospital de Órbigo para asistir cada mes de junio a la recreación de las Justas disputadas en ese mismo escenario bajo el reinado de Juan II hace más de 500 años.

En esta 21 edición la organización de las Justas, con el Ayuntamiento de Hospital a la cabeza, ha querido reconocer el papel desarrollado por los agentes de las fuerzas del orden que, de forma habitual, han acompañado y protegido este acontecimiento cada año con auténtica profesionalidad y capacidad de servicio ante la afluencia de turistas que se dan cita en las choperas del Órbigo cada año.

Reconocimiento a la Guardia Civil

La Guardia Civil es, por dedicación, ejemplo y méritos propios digna mantenedora de las Justas de 2017. En este aspecto se ha querido destacar la labor del puesto de la Guardia Civil de Veguellina de Órbigo y el Cuartel de Astorga en colaboración con la localidad.

La Guardia Civil, institución ya casi bicentenaria, ha sido elegida para ser portadora de esa lanza de continuidad en el tiempo que significa ser el mantenedor de esta fiesta. Destacando las facilidades ofrecidas por la Zona de Castilla y León y su máximo responsable, el general Sualdea, a la hora de agilizar la aceptación de este gesto honorífico con el que tributan a la Guardia Civil todos los hospitalenses. Actuará como mantenedor el Jefe de la Comandancia de León, Teniente Coronel Gutiérrez, en representación de todos los que han prestado y prestan sus servicios de la Guardia Civil en este acontecimiento a lo largo de sus veintiún años de trayectoria, desde la cercanía y el conocimiento del medio con el que se caracteriza vuestro trabajo de protección, auxilio y defensa fuera de los grandes núcleos de población.

Las Justas del Passo Honroso, desde el punto de vista de la seguridad, cuentan con su propio Plan de Emergencia y Seguridad debido a la  afluencia masiva de miles de visitantes que acuden a Hospital de Órbigo y requiere de una especial coordinación en los aspectos de control y regulación de los accesos viarios y salidas, así como entre los servicios de atención y seguridad ciudanana, protección y  atención socio- sanitaria. Para ello, la subdelegada del Gobierno y distintas unidades de la Administración Periférica del Estado en León participan y coordinan junto Ayuntamiento y Junta de Castilla y León  para que estos servicios funcionen a la perfección en el fin de semana más importante del año en el Valle del Órbigo, tal y como se refleja en la reunión de la Junta local de Seguridad que se ha celebrado hace escasas fechas.

 Como novedad este año 2017 en el dispositivo de las Justas habrá un refuerzo del despliegue de Tráfico, Seguridad Civil y otras especialidades, además de componentes del Escuadrón de Caballería de Valdemoro. Los jinetes tendrán una presencia destacada en los actos de especial relevancia del programa.       

La Guardia Civil ha recogido el guante del Caballero quijotesco Don Suero y será el mantenedor de esta edición en Hospital de Órbigo en la personal del Jefe de la Comandancia de León.

Impactos: 4