El PP recuerda que votó en contra dos veces del incremento en el Pleno

El Ayuntamiento solicitó a Hacienda incrementar los valores que han provocado la subida

Esta “voracidad recaudatoria” supone un incremento de diez euros en un piso de 90 metros cuadrados

 Los ciudadanos del tercer municipio de la provincia tendrán que pagar un 3% más por el recibo del IBI cuyo periodo de plazo voluntario de pago comenzó el pasado 5 de mayo y terminará el 5 de septiembre, cuándo se giren los recibos domiciliados. Se trata del impuesto de mayor cuantía al que tienen que hacer frente las familias del municipio que este año verán como la alcaldesa de San Andrés, María Eugenia Gancedo, siguiendo “al dedillo” la siglas de su Partido “Socialista” “Obrero” Español, ha incrementado “a la chita callando”. En un piso de 90 metros cuadrados supondrá el pago de 10 euros más, pasando de 330 a 340 euros. Para el PP se trata de “otra maniobra de la regidora socialista que continua en la senda de que los vecinos paguen sus desmanes”.

El PP acusa al equipo de gobierno PSOE-PAL de “ocultar” esta información a la oposición, dado que según ha podido saber el PP, fue el Ayuntamiento de San Andrés el que solicitó al Ministerio de Hacienda, la revisión de los valores catastrales del municipio para conseguir así una subida del impuesto “encubierta” y sin necesidad de aprobarse en Pleno un incremento que, por dos ocasiones, tiró abajo el PP con su voto en contra. “No nos parece que sea una forma transparente de actuar”, recriminan los populares que califican de “escasa decencia política” el hecho de que los vecinos se encuentren con la subida cuando reciban en casa los recibos. Además, señalan, “ya llueve sobre mojado ya que han visto como se ha incrementado el agua, la basura y el IAE”. Para el PP, se trata de una “cascada de despropósitos” que debería converger en la dimisión de la alcaldesa de San Andrés porque “no ha hecho otra cosa que perjudicar a los vecinos del municipio”. Según los populares, “la voracidad recaudatoria de Gancedo no tiene límites”.

Y ahora, resaltan los populares, esperamos la justificación del concejal de Hacienda que, como su alcaldesa, “son especialistas en escurrir el bulto”.  “No tendrá el valor de culpar al PP de esta subida”, dicen, tal y como hizo con la tasa del agua, “en un alarde de descaro por manipular los hechos”. Así, los populares aclaran que su abstención en el Pleno que aprobó el incremento de esta tasa, sirvió para que, al menos, los ciudadanos no tengan que pagar costas e intereses por una sentencia millonaria. “Creímos que ya era suficiente con que tengan que pagar la sentencia que generó la señora Gancedo como para que los ciudadanos tuvieran que desembolsar intereses y costas”, matizan los populares. “Quien piense, añaden, que un voto en contra del PP no habría subido la tasa está muy equivocado porque las sentencias van a misa y alargar su cumplimiento sólo trae más deuda”. El PP también le recuerda al concejal de Hacienda que “debería haberse acordado de cumplir la legalidad antes, en el 2010, cuándo su alcaldesa firmó un contrato que la ha llevado a sentarse en un banquillo y por el que está imputada”.

Tampoco servirá de excusa, dice el PP, ni el Plan de Ajuste aprobado en el 2012 por los populares para pagar los 78 millones de euros que dejaron los gobiernos socialistas, ni la necesidad de incrementar la recaudación. “Los que gobiernan son los que tienen que buscar soluciones y el PP cuando gobernó buscó alternativas que nunca pasaron por incrementar la carga impositiva a los ciudadanos”, concluyen los populares.

Impactos: 35