A la espera de la contratación de las obras, los plazos apuntan a que la renovación y mejora del Parque Virgen del Camino podría estar finalizada este verano. La Junta de Gobierno aprobó el pasado viernes un presupuesto de 72.167,04 euros para este proyecto, que pretende dar un lavado de cara a esta zona verde que fue construida en el año 1989, hace veintiocho años. El Parque Virgen del Camino cuenta con una superficie de 22.800 metros cuadrados, la mayor parte de ella césped. El proyecto de renovación se centra en la reparación de las fuentes y el adoquinado, con la reposición de los bordillos; la sustitución del mobiliario urbano y los trabajos de mejora del paisaje (retirada y reposición de árboles y arbustos).

El pasado 26 de octubre, el alcalde de León, Antonio Silván, visitó junto a otros concejales y técnicos municipales el Polígono X para responder a las demandas de sus vecinos. Y una de ellas fue la mejora y renovación del parque, que lleva el nombre de ‘Virgen del Camino’.

Tras la aprobación por la Junta de Gobierno del proyecto el pasado 24 de febrero, el proceso está ahora en contratación por lo que las obras podrían estar finalizadas antes de que acabe el verano. Una inversión total de 72.167,04 euros para dar un lavado de cara a esta zona verde con más de 22.800 metros cuadrados (19.800 corresponden a la zona de césped) cuya construcción data del año 1989.

En estos casi veintiocho años, el parque no ha sufrido grandes modificaciones, salvo la renovación del año 2010 de las zonas de juegos infantiles y la colocación de unos elementos biosaludables para practicar ejercicios al aire libre.

El proyecto se va a llevar a cabo en tres apartados: los trabajos de mejora de la obra civil,  la renovación del mobiliario urbano y los trabajos de mejora del paisaje. En el primer caso, se repararán las fuentes ornamentales y todo el adoquinado, con la reposición también de los bordillos y a la reconstrucción de los alcorques.

En cuanto al mobiliario urbano, los trabajos incluirán la sustitución de los bancos de madera más deteriorados, la sustitución de las dos fuentes de agua potable y de las veinte jardineras prefabricadas con bancos.

En cuanto a la mejora del paisaje, el proyecto incluye la retirada de los árboles muertos, la reposición de árboles y arbustos en distintas zonas del parque y la plantación de macizos arbustivos y de flor.

Impactos: 43