La fábrica de Valencia de Don Juan (León) cuenta ya con 240 empleados, y en el 2107 consumirá 300.000 m3 de madera de chopo al año y facturará 77 millones €,  pero necesita que se incentive el cultivo de esta madera para poder seguir abasteciendo la demanda de contrachapado de los mercados internacionales.

El grupo maderero Garnica, líder europeo en producción de tablero contrachapado de chopo,  continúa apostando por su fábrica de Valencia de Don Juan (León) como su principal bastión para sostener su crecimiento. La compañía está completando la inversión de 13 millones € que comenzó en el 2014 en esta planta.

El Presidente de Castilla y León visitó hoy la fábrica de Garnica en Valencia de Don Juan (León) y afirmó “que esta instalación pone de relieve la extraordinaria oportunidad que el mundo rural tiene con el aprovechamiento forestal sostenible, que sin duda tiene que contribuir a la creación económica”

Garnica es un grupo de origen riojano creado en 1940 que ha facturado en el 2016 173 millones € y exporta el 93% de su producción a más de 40 países. Tiene cinco plantas de fabricación y más de 800 empleados, 240 de los cuales trabajan en Valencia de Don Juan, la planta más grande del grupo, de la que saldrán este año 100.000 m3 de contrachapado.

La planta de Valencia de Don Juan ha ido creciendo desde su puesta en marcha en el año 1996 generando nuevos puestos de trabajo cada año e incrementando su producción. Hoy en día aporta  la mitad de la chapa de chopo que produce Garnica. La puesta en marcha de una nueva prensa a principios del pasado año, la más grande de Europa en su género, y una serie de inversiones para mejorar y ampliar los procesos han permitido que esta planta pueda transformar en tablero toda la chapa que produce. En los dos últimos años se han creado 90 nuevos puestos de trabajo, y en los dos próximos se prevé crear 50 más.

La industria necesita más madera de chopo para seguir creciendo

Actualmente hay unas 49.000 hectáreas de choperas en Castilla y León. Esto supone un crecimiento del 10%  desde el inventario realizado por la Junta de Castilla y León en 1990 (44.000 Ha); sin embargo, el crecimiento de superficie dedicada al cultivo del chopo está muy por debajo de las previsiones realizadas por los expertos, que estimaban que se podría llegar a doblar la superficie existente en el año 2005.  Este crecimiento moderado de los últimos años ha tenido dos motores principales: el impulso creado por la demanda de Garnica en la Comunidad y las plantaciones realizadas por la Administración a través de Somacyl. 

El fomento del chopo es clave para incrementar las superficies de plantaciones en Castilla y León

Las plantaciones de chopo están consideradas como muy sostenibles, y por tanto,  ecológicas y beneficiosas para el medio ambiente: una hectárea de plantación de chopos suele tener unos 300 ejemplares, que capturan cada año unas 10 toneladas de CO2 de la atmósfera. Estos árboles estabilizan las riberas y márgenes de los ríos y protegen los cultivos frente a los vientos. Las choperas filtran las aguas con fertilizantes procedentes de los regadíos próximos, evitando la eutrofización de los ríos (invasión de vegetales del lecho del rio, y eliminación del oxígeno en el agua que impide el desarrollo de la vida animal acuática).  El mundo necesita madera de plantaciones para no destruir los valiosos ecosistemas naturales y satisfacer la demanda internacional de madera. Las plantaciones de chopo y otras especies (pino, eucalipto…) representan actualmente el 7% de la superficie total forestal en el mundo y aportan el 50% del volumen total de madera que utiliza la industria.

En Castilla y León el chopo representa solo el 2% del total de la superficie plantada y, sin embargo,  proporciona el 20% de la madera que sale al mercado y el 50% del valor total de la madera vendida “en pie” de la región.

En la estrategia diseñada en el 2005 por la Junta de Castilla y León, se estimaba que la superficie de plantaciones de chopo debería incrementarse hasta 100.000 hectáreas en el año 2027, logrando cortas superiores a 1.500.000 m3. Esto se podría conseguir si se plantaran unas 5.000 hectáreas cada año. Es necesaria una acción decidida de la Administración Forestal en el conjunto de la Comunidad para que se fomente la iniciativa privada en los terrenos aptos para la plantación del chopo.

Durante este año 2017 el Grupo Garnica consumirá unos 700.000 m3 de madera de chopo. Por ello, las plantaciones deben seguir creciendo para poder satisfacer la gran demanda prevista. Para alcanzar el objetivo propuesto en el plan estratégico de la compañía en el año 2021 está previsto consumir más de 950.000 m3 de esta especie de madera. 

INFORMACIÓN DE CONTEXTO.

Garnica es el líder europeo en producción de tablero contrachapado de chopo con más de 173 millones € de ventas al año. La compañía, creada en 1940 en La Rioja, ha cumplido 75 años de antigüedad y distribuye sus productos en más de 40 países de todo el mundo. Cuenta con cinco fábricas, una de ellas y la más grande en Valencia de Don Juan (León), y tiene más de 800 empleados.

Impactos: 4