españaduero
españaduero

La economía castellana y leonesa ha crecido un 3,0% en el tercer trimestre de 2016. La entidad financiera presenta en León el octavo número de su informe

“Previsiones Económicas de Castilla y León”. Burgos y Segovia pueden ser las provincias que registren un mayor crecimiento de la actividad económica en 2017, en torno al 2,5%, junto con Palencia y Valladolid (2,3% en ambos casos).

EspañaDuero ha presentado hoy en León el octavo número de su publicación “Previsiones Económicas de Castilla y León”, que recoge los datos correspondientes al tercer trimestre de 2016, así como las previsiones de crecimiento para los años 2016 y 2017. En el tercer trimestre, el Producto Interior Bruto (PIB) de la región ha crecido un 0,3% respecto al trimestre anterior, situándose la variación interanual en el 3,0%, frente al 3,4% del segundo trimestre. Para el conjunto de 2016, nuestras estimaciones señalan un aumento del PIB del 3,1%, que se moderaría hasta el 2,1% en 2017.

Al igual que el número anterior, este informe de EspañaDuero, de periodicidad trimestral, se divide en tres partes: Contexto Económico, Coyuntura Económica de Castilla y León y Análisis Provincial. El primer apartado se centra en el análisis del contexto internacional y nacional, necesario para enmarcar la trayectoria económica de cualquier ámbito territorial. En la segunda parte se analiza la evolución reciente de la economía regional y sus expectativas de crecimiento, incluyendo las previsiones de crecimiento de la producción y el empleo para 2016 y 2017. Por último, se incluye un análisis de las nueve provincias castellanas y leonesas, incorporando estimaciones y previsiones de crecimiento para 2016 y 2017.

Contexto Económico

La economía mundial ha superado en 2016 retos y acontecimientos inesperados y se ha adaptado al cambio de orientación de la política monetaria en EE.UU., con unos mercados financieros que han asumido, sin excesiva volatilidad, nuevas incertidumbres que ensombrecen unas perspectivas de crecimiento para 2017 ligeramente más optimistas que las del pasado año. La tímida aceleración del PIB de la mayor parte de las economías avanzadas en la segunda mitad de 2016, las expectativas de un tono algo más expansivo en la política fiscal, así como la mejora de la coyuntura en grandes economías emergentes perfilan un escenario de avance progresivo, aunque pausado, durante los próximos trimestres.

En el caso de la economía española y de la Zona Euro, la Comisión Europea prevé que el crecimiento económico en la Unión Económica y Monetaria (UEM) para 2017 no alcance el 1,7% estimado para 2016, mientras en España el crecimiento del PIB (3,2% en 2016) podría desacelerarse unas décimas, hasta el entorno del 2,5%, aunque continúe avanzando a un ritmo más dinámico que el conjunto de la UEM. Esta trayectoria estará apoyada en la fortaleza del consumo privado, la mejora del mercado laboral y el mantenimiento de unas condiciones de financiación notoriamente laxas.

Coyuntura Económica de Castilla y León

En Castilla y León, el PIB ha crecido un 0,3% en el tercer trimestre de 2016, registrándose una variación interanual del 3,0%, frente al 3,4% anterior. A su vez, el número de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo ha aumentado un 4,5% en términos interanuales, según la Contabilidad Regional, casi dos puntos más que en el trimestre previo, de modo que la productividad aparente del factor trabajo habría disminuido.

Por segundo trimestre consecutivo, este crecimiento de la producción se ha debido únicamente al impulso de la demanda interna, que ha supuesto una aportación positiva de 3,6 puntos porcentuales, una décima más que en el segundo trimestre. El gasto en consumo final ha crecido casi un 4%, como consecuencia del repunte del gasto de las Administraciones Públicas (4,5%). No obstante, el principal soporte del crecimiento continúa siendo el consumo de los hogares, aunque su crecimiento se ha moderado, hasta el 3,5%. Por su parte, la formación bruta de capital ha experimentado un menor crecimiento, del 2,5%, dada la desaceleración en el ritmo de avance de la inversión en bienes de equipo.

Sin embargo, la contribución del saldo exterior al crecimiento del PIB ha sido negativa (-0,6 puntos porcentuales), debido al débil aumento de las exportaciones de bienes y servicios, que han crecido un 0,3% interanual en el tercer trimestre de 2016, frente al 5,2% previo. Asimismo, se ha moderado el crecimiento de las importaciones, hasta el 1,1%.

Por el lado de la oferta, exceptuando las ramas energéticas, el Valor Añadido Bruto ha crecido en todos los sectores, con variaciones interanuales entre el 1,5% del sector industrial en su conjunto y el 5,4% del sector agrario. Se ha producido una ralentización en el ritmo de crecimiento de la actividad industrial, mientras que en los servicios y la construcción se ha observado un mayor dinamismo, manteniéndose prácticamente estable el crecimiento del sector agrario.

En lo referente al mercado de trabajo, el ritmo de creación de empleo ha repuntado en el tercer trimestre de 2016, al tiempo que la población activa ha crecido por primera vez desde mediados de 2012, debido al incremento en la tasa de actividad, ya que la población en edad de trabajar ha vuelto a descender. El número de ocupados ha aumentado en 32.100 en el tercer trimestre de 2016, creciendo un 3,5% respecto al mismo periodo de 2015 (2,7% en España), frente al 2,3% previo. En términos relativos, destaca el aumento entre los ocupados a tiempo completo, por cuenta propia, así como entre los asalariados con contrato temporal, mientras que por sectores disminuye únicamente el empleo en la construcción. Por su parte, el número de parados ha descendido en torno a un 16%, situándose la tasa de paro en el 13,9% (18,9% en España).

En lo que respecta a las previsiones de crecimiento para Castilla y León, y a falta de la publicación de los datos del cuarto trimestre de 2016, nuestras estimaciones señalan un crecimiento del 3,1% para el conjunto de 2016 (3,2% en España), una décima más de lo previsto en septiembre, dado el mejor comportamiento del sector servicios y del agrario, así como del consumo. Se prevé una aportación positiva de todos los sectores, destacando el crecimiento del sector agrario (5,1%) y de la industria y los servicios (3,9% y 3,0%, respectivamente), en tanto que en la construcción sería más moderado (1,5%). En cuanto a la demanda, el consumo de los hogares puede crecer un 3,6%, el gasto en consumo de las Administraciones Públicas un 1,4%, y la inversión un 2,8%.

Por otra parte, se anticipa un crecimiento en el número de ocupados del 2,4% en 2016 (2,7% en España), casi medio punto más de lo previsto en el anterior informe. Se estima un descenso del empleo en construcción del 3,4%, en tanto que en el resto de sectores se prevén aumentos, especialmente intensos en la industria y el sector agrario (5,9% y 4,6%, respectivamente). Dado que, por otro lado, la población activa podría descender un 0,2%, la cifra de parados disminuirá en torno a un 12% respecto a 2015, registrándose una tasa de paro del 16,1% en el promedio de 2016 (19,7% en España).

Para 2017, se prevé una desaceleración en el ritmo de crecimiento de la actividad y el empleo, en un escenario en el que aumentan los factores de incertidumbre. Nuestras estimaciones reflejan un crecimiento del PIB regional del 2,1% (2,4% en España), debido a la aportación positiva de las actividades no agrarias, oscilando las tasas de crecimiento entre el 1,5% de la construcción y el 2,3% de la industria. Por otro lado, se espera un ligero repunte de la inversión, que podría crecer un 3,0%, en tanto que el consumo de los hogares crecería algo más de un 2%, manteniéndose más estable el gasto en consumo de las Administraciones Públicas. A su vez, el número de ocupados podría crecer un 1,4%, debido al aumento del empleo no agrario, con tasas previstas entre el 0,7% del sector servicios y el 6,3% de la construcción, en tanto que la tasa de paro podría situarse por debajo del 15% en el promedio del año (14,7%, frente al 18,2% del conjunto de España).

Análisis Provincial

Según nuestras estimaciones, las provincias de Burgos y Palencia han mostrado un mayor dinamismo en el tercer trimestre de 2016, estimándose un avance interanual de la actividad económica del 3,4% en ambos casos. También habrían mostrado un incremento superior a la media regional Valladolid (3,3%) y Segovia (3,2%).

Respecto al conjunto del año 2016, las previsiones señalan que Burgos (3,4%), Palencia (3,3%) y Valladolid (3,2%) mostrarán mayores incrementos de la actividad, anticipándose para 2017 crecimientos menos intensos en todas las provincias. En concreto, Burgos y Segovia podrían registrar los mayores aumentos en 2017, cercanos al 2,5%, junto con Palencia y Valladolid (2,3% en ambas), situándose en torno a la media regional los avances de Salamanca, Zamora y Soria.

EL INFORME ÍNTEGRO PUEDE CONSULTARSE EN EL SIGUIENTE ENLACE

https://www.espanaduero.es/PortalServlet?pag=1418717870911.1433246193805&menu0=infocorporativa

Impactos: 47