Los responsables de la política social de ambas comunidades autónomas han mantenido una reunión de trabajo enmarcada en la relación de autonomismo cooperativo, leal e integrador que define la relación entre ambos territorios. En este encuentro, ambas comunidades han compartido principalmente sus experiencias en materia de innovación en atención a las personas en situación de dependencia. Ambos consejeros han apuntado la necesidad de adelantarse al futuro en la atención a las personas dependientes a través de la innovación, por lo que han valorado este encuentro de intercambio de experiencias de forma muy positiva y han visto necesario seguir manteniendo este tipo de reuniones en un futuro.

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades de Castilla y León, Alicia García, y el conselleiro de Política Social de Galicia, José Manuel Rey, acompañados de los equipos directivos de ambas consejerías, han mantenido durante la mañana de hoy una reunión de trabajo en Valladolid para avanzar en el protocolo de colaboración entre ambas comunidades en materia de dependencia y para intercambiar conocimientos y experiencias innovadoras en la atención a las personas dependientes para mejorar y avanzar en su atención.

Una jornada de trabajo que los responsables de la política social de ambos territorios han enmarcado en el “autonomismo útil”, que concibe a las comunidades autónomas como administraciones prestadoras de unos buenos servicios públicos esenciales con el fin de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos que viven en su territorio. Un autonomismo colaborativo que es capaz de dar respuesta eficaz a las necesidades de las personas, que es un instrumento de cohesión y progreso, y que constituye el referente y actuación de dos comunidades hermanas como Galicia y Castilla y León, que llevan años apostando por un autonomismo integrador, leal y cooperativo. Muestra de esta estrecha colaboración son los acuerdos que ya existen entre ambas comunidades para la realización de programas y proyectos comunes en beneficio de sus habitantes en distintos ámbitos.

Partiendo de estas premisas, y de que tanto Galicia como Castilla y León tienen retos y necesidades comunes a la hora de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, este encuentro de trabajo se ha centrado en la atención a las personas dependientes, ya que ambas comunidades tienen aspectos en común, como altas tasas de envejecimiento y una elevada esperanza de vida, y están afectadas por una gran dispersión geográfica que obliga a garantizar prestaciones en muchos municipios pequeños. Ambas comunidades comparten también la realidad de haber hecho una apuesta decidida por los servicios profesionales en la atención a las personas. Estas características comunes determinan un perfil similar a la hora de atender a las personas dependientes y, por ello, un punto de partida para intercambiar experiencias y formas de trabajo para avanzar así en la atención que ambas comunidades prestan a las personas dependientes que viven en su territorio.

Galicia y Castilla y León ya partían desde 2010 de un Protocolo General de Colaboración, que incluía un apartado específico destinado a la dependencia para garantizar la coordinación de ambas administraciones cuando personas dependientes se trasladan de manera temporal o permanente de una comunidad a otra para poder seguir recibiendo las prestaciones y atenciones adecuadas. Se ha evaluado el funcionamiento de este protocolo valorándolo desde ambas partes como positivo.

Experiencias en materia de innovación y calidad

Ambas administraciones están introduciendo innovación en materia de calidad. En este sentido Castilla y León ha compartido en la reunión su experiencia con el proyecto ‘En mi casa’, un proyecto que busca mejorar la calidad de vida de las personas mayores en general, tanto aquellas que están en centros residenciales como de las que viven en sus domicilios y necesitan apoyos a su vida independiente. Es un modelo de atención integral centrado en las personas mayores, en sus necesidades y en sus deseos. Para ello se introducen elementos clave como el ‘proyecto de vida’, ‘el profesional de referencia’ y las ‘unidades de convivencia’. Una de las grandes novedades que introduce este modelo es la necesidad de que las personas usuarias de centros residenciales y de estancias diurnas cuenten con un ‘proyecto de vida’ como garante del derecho de autodeterminación de los usuarios, que debe garantizar así mismo el control de su propia vida y deberá contener el ‘plan de apoyos’ para conseguir hacer efectivos sus deseos. Para que el proyecto de vida sea una realidad, cada usuario de los centros contará con un ‘profesional de referencia’, que establecerá con la persona mayor una relación de apoyo, constituyendo para él una figura de referencia en el centro para la atención, canalización y resolución de sus problemas y demandas.

Por su parte, Galicia ha compartido en la reunión su experiencia en materia de establecimiento de cartas de servicios del sistema para la autonomía y la atención a la dependencia así como la aplicación de mejoras en las organizaciones que se encuentran en los niveles de compromiso de la calidad europea.

Ambas comunidades han compartido las mejoras que han realizado en materia de gestión de los expedientes, especialmente aquellas mejoras informáticas dirigidas a la coordinación con las corporaciones locales. Dentro de estas mejoras técnicas se encuentra la configuración de la ‘Historia Social Única’ de carácter electrónico.

Experiencias en prevención de dependencia y envejecimiento activo

En lo relativo a las políticas de prevención de la dependencia y la promoción del envejecimiento activo, Castilla y León y Galicia comparten ser dos comunidades que han diseñado recientemente una Estrategia y planificación en este ámbito. Ambas Estrategias parten de principios y fundamentos similares, como son que la persona es responsable de su propio proceso de envejecimiento y la puesta en marcha de modelos innovadores de cara a la construcción de experiencias que favorezcan un envejecimiento activo y saludable y una vida autónoma y por último la articulación de un camino hacia un cambio de paradigma en la sociedad.

Partiendo de estos principios comunes, ambas comunidades han acordado estudiar la aplicación y el desarrollo de las medidas que se contemplan y haremos especial incidencia en las experiencias innovadores que vamos a desarrollar para compartir datos, y resultados. Experiencias innovadoras como el proyecto “A gusto en mi casa” para proporcionar a las personas mayores hogares confortables, y seguros y con el nivel de apoyos formales e informales que le permitan permanecer en el domicilio con calidad de vida.

Experiencias en materia de teleasistencia avanzada

Tanto Galicia como Castilla y León apuestan decididamente por el valor de la innovación en la atención a la dependencia. En este sentido, ambas comunidades han compartido en la reunión los avances en materia de teleasistencia avanzada para la atención a las personas dependientes.

En Castilla y León la Junta está desarrollando una Plataforma de atención socio-sanitaria al paciente crónico y a las personas en situación de dependencia,  que permitirá  a través del uso de las tecnologías de la información y la comunicación aumentar las capacidades de los servicios públicos y de los profesionales. Esta plataforma es una solución tecnológica pionera en España  y en Europa en el ámbito de los servicios sociales y se dirige a las casi 85.000 personas dependientes que ya atiende Castilla y León, y que acumulan más de 100.000 prestaciones sociales. En términos generales, esta Plataforma facilitará una atención integrada por parte de Sanidad y de los Servicios Sociales, global y personalizada, buscando la prevención y la promoción de la autonomía personal, y garantizar la continuidad de cuidados, a través del dialogo on line e inmediato entre los profesionales de referencia tanto sanitarios como sociales de la persona. De esta forma, el sistema mejora la calidad de la atención de la persona dependiente y la propia eficacia del sistema, lo que también redunda en beneficio del dependiente. Además, bonificará especialmente a las personas del medio rural al disminuir desplazamientos y visitas en la atención de primer nivel en los sistemas de salud y social.

Por último, ambas comunidades han mostrado su satisfacción por los acuerdos adoptados en materia de dependencia en la Conferencia de Presidentes con el acuerdo de constituir una comisión para analizar el sistema de dependencia en orden a determinar su situación actual, su sostenibilidad y la financiación por parte del Estado.

Impactos: 59