Desde IU Provincial denunciamos las consecuencias que está teniendo la negativa del Partido Popular en la Junta de Castilla y Leon a contratar personal sanitario para cubrir bajas y sustituciones.

Este nuevo recorte sanitario encubierto está originando grandes retrasos en las consultas, lo cual pone en riesgo la salud de la población y genera malestar y sensación de que la sanidad pública no funciona, alentando la política de la Junta de promocionar la sanidad privada con sus medidas de recortes en la pública.

Los retrasos son de varios días y al no encontrar atención por el retraso constante, las personas enfermas acuden a urgencias, con lo cual también se colapsa este servicio.

No debemos olvidar el nivel de envejecimeitno de la poblacion de León lo que supone un factor de vulnerabildiad añadido

Consecuencias

El no cubrir las bajas trae cuatro consecuencias negativas: 1ª) Peor atención sanitaria. 2ª) Incremento del trabajo para el personal sanitario. 3ª) Falta de creación de empleo público en servicios sanitarios esenciales para la población. 4ª) Que las persona formadas y preparadas en vez de quedarse en la provincia se ven obligadas a emigrar en busca de otras oportunidades laborales.

Para Izquierda Unida no se pueden hacer estos recortes en sanidad y menos aún en una época estacional como la actual, en la que se ha declarado que la gripe supera el umbral epidémico en Castilla y León  y que ha ido en aumento. Según los datos publicados, la incidencia de la gripe en Castilla y León ha seguido aumentando hasta alcanzar los 320 casos por cada 100.000 habitantes, frente a los 150 anteriormente. Los virus detectados, según el informe referente a la semana entre el 26 de diciembre y el 1 de enero, son del tipo A, del subtipo H3N2, con un nivel de intensidad medio y con una tendencia ascendente en todos los tipos de edad. |

Quieren masificar la sanidad pública promocionando así la privada

Parece una estrategia diseñada para desmantelar progresivamente el modelo de salud público que tenemos en nuestra Comunidad y alentar el que se acuda a la sanidad privada con este plan de recortes y desatención. Como ha denunciado UGT los retrasos en el área sanitaria de León y el Alfoz de hasta 7 días en las citas para Atención Primaria debido a que Sacyl no está supliendo las bajas y permisos de vacaciones de los médicos, que por ley tienen que cogerlas antes del día 31 de diciembre, implica que la atención en los centros sanitarios empieza a verse perjudicada a causa de los recortes que sufre su personal, lo que empeora la atención a los pacientes.

Hay una correlación directa entre los recortes en la sanidad pública, la progresiva mala imagen y percepción negativa de la ciudadanía sobre ella y el incremento del negocio de la sanidad privada.

Recortan el derecho universal a la protección a la salud

Además, los recortes están triplicando el trabajo de los profesionales que tienen que acortar su atención a los pacientes e incrementar sus horas y dedicación para mantener unas mínimas condiciones dignas, con la tensión, el estrés y el cansancio que ello supone en un ámbito como la atención sanitaria. Los recortes de la Junta de Castilla y León en servicios públicos, los acaban pagando no solo la ciudadanía, sino también los profesionales de la medicina.

Pero detrás de estas políticas del PP, ahora apoyadas por el modelo neoliberal de Ciudadanos, lo que se busca es cuestionar la sanidad como un derecho y potenciarla como un negocio para las grandes empresas, ávidas de nuevos nichos de mercado donde seguir sacando más beneficios.

Esa es la razón de la reforma sanitaria de 2012 que eliminó el derecho universal a la protección a la salud y la asistencia sanitaria pública para todos la ciudadanía.

 Eloina Terrón Bañuelos

Impactos: 87