Vaya manera de empezar la fase de grupos, con una noche europea de las de antes. El Sporting, muy superior en todo momento, sucumbió ante la pegada y la suerte del campeón que en dos zarpazos de Cristiano y Morata, solventó un encuentro en el que fue muy inferior.

img_7253 Con la BBC de vuelta y con James de nuevo en el banquillo, la primera ocasión fue para los portugueses a cargo de Bruno César. Los lisboetas salieron sin miedo al Bernabéu apoyados por más de 4000 seguidores. Tardó el Real Madrid en reaccionar y fue rondando el minuto quince cuando a balón parado dio las primeras sensaciones de peligro sobre Rui Patricio. Pero fue un espejismo. El Sporting seguía bien colocado y llevaba mucho peligro por la banda de Gelson Martins. Cristiano tuvo el primer disparo a puerta de los merengues y tuvo que ser desde lejos. El equipo de Jorge Jesús, con su 4-1-4-1 famoso, ahogaba al Madrid entre líneas y dominaba el centro campo y presionaba la salida de balón de Modric y Casemiro. La primera mitad fue un baño táctico de Jorge Jesús a Zidane sin recompensa en el marcador en cuanto a goles.

Tras el descanso, más de lo mismo. Esta vez el buen trabajo portugués se vio recompensado con el gol a cargo de Bruno César. No hubo ninguna reacción desde el banquillo madridista en el entretiempo y lo pagaban en la cancha. Por momentos el dominio era abrumador y la grada se empezaba a img_7176impacientar. Bale fue sustituido por la energía de Vázquez y Morata dio otro aire a su equipo. Jorge Jesús quitó sorprendentemente a Gelson Martins, absoluta figura del partido, y cambió por completo. Los blancos comenzaron a abordar el área portuguesa 70 minutos después del pitido inicial. En el 82, Cristiano remató al palo, la más clara del Madrid en lo que iba del partido. Tuvo que ser Cristiano, en el 88, el que empatara con un golazo espectacular de libre directo. El de Funchal apenas lo celebró y pidió perdón a su hinchada de siempre. Pero faltaba algo. Morata volvió a hacer de goleador en momentos claves como lleva haciendo en Italia dos años, y la clavó para dar la victoria a los suyos.

Cristiano y Morata aparecieron cuando el Madrid se complicaba sobremanera en el grupo. La victoria del Borussia Dortmund por 0-6 en Varsovia y la visita de los blancos al Westfalen la próxima fecha, hubiera hecho que una derrota les dejara cerca borde del abismo a pesar de ser el primer partido. Cristiano y Morata pusieron en el orden natural el grupo.

 

Juan Lorenzana Prieto

Fotografías: Federico Titone

Impactos: 102