carretera león

El Consejo de Gobierno ha aprobado esta mañana varios expedientes de gasto por un importe de 4,8 millones de euros para obras de seguridad vial en tramos de las carreteras CL-613 y CL-615, en las provincias de León y Palencia, obras de refuerzo y renovación del firme en la CL-605 en la provincia de Ávila, y para la regularización superficial del firme en tramos de las carreteras CL-605 y ZA-324 en Zamora. El mantenimiento y conservación de la Red Autonómica de Carreteras de Castilla y León es un compromiso de legislatura presentado en el Bloque de Actuaciones Prioritarias para el que se licitarán 86 millones de euros en el año 2016, de los que actualmente ya han sido anunciados más del 91,3 %.

Las obras de seguridad vial que se acometerán en la provincia palentina afectan a la CL-613, de Palencia a Sahagún, la CL-615, de Palencia a Guardo y el objetivo es convertirlas en carreteras de velocidad controlada. Se trata de carreteras con firme en buen estado y alineaciones rectas de gran longitud lo que provoca que los vehículos circulen a velocidades superiores a las máximas permitidas, aumentando la probabilidad de que se produzcan accidentes y que éstos sean más graves. Los tramos de actuación se han seleccionado de acuerdo con los listados de accidentes con víctimas que posee la Dirección General de Carreteras e Infraestructuras.

Las obras consistirán en la señalización vertical: se ubicarán las señales necesarias para delimitar e informar sobre la existencia de tramos de velocidad controlada; señalización horizontal: se procederá al pintado de una marca vial longitudinal de color verde en los bordes de las carreteras; y se ejecutarán las obras necesarias para la instalación de los elementos de control y registro de velocidad de los vehículos. El plazo de ejecución de esta obra es de tres meses y está presupuestada en 235.000 euros.

Las obras de renovación del firme afectarán a la carretera CL-605, de Segovia a Zamora, en el tramo Arévalo-Villanueva del Aceral, y además se procederá al perfilado de cunetas, la reposición de los sistemas de contención de vehículos y otras obras de señalización. El presupuesto es de 1,8 millones de euros y su plazo de ejecución es de 18 meses.

A su vez también serán objeto de reparación en la provincia zamorana, la CL-605 de Segovia a Zamora por Arévalo, el comprendido entre Arcenillas-El Piñero con una longitud de 17,8 kilómetros, y en la carretera ZA-324 de Ricobayo a la frontera de Portugal en el suroeste de la provincia, entre la presa de Villalcampo hasta la frontera con Portugal, también con una longitud de 17 kilómetros. Las reparaciones de estas obras vienen justificadas por las deficiencias en su estado de conservación, con irregularidades que dificultan una circulación en condiciones de comodidad y seguridad. El presupuesto de estas obras asciende a tres millones de euros que se distribuirán con cargo a los presupuestos de 2016, 2017 y 2018.

Estos expedientes de contratación forman parte del compromiso de legislatura de la Junta de Castilla y León por el mantenimiento y la conservación de la Red Autonómica de Carreteras de la Comunidad. Estas actuaciones forman parte de la ejecución del Bloque de Actuaciones Prioritarias en materia de carreteras presentado en Consejo de Gobierno el pasado mes de enero. La licitación prevista para el 2016 asciende a 86 millones de euros, de los que actualmente más del 91,3 % de la licitación comprometida está anunciada en los boletines oficiales, y el resto están en trámite o lo estarán próximamente. De esta forma, se refleja el compromiso que la Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha desarrollado para cumplir los plazos adquiridos ante los ciudadanos en las Cortes de Castilla y León.

Impactos: 10