garcia marin posesion

En su toma de posesión, el nuevo rector de la ULE solicitó al Consejero de Educación de la Junta la reducción de las tasas y el aumento de las becas.

Juan Francisco García Marín ha prometido en la mañana de hoy su cargo como rector magnífico de la Universidad de León (ULE), en el transcurso de un acto solemne que se ha desarrollado en el Aula Magna San Isidoro con la presencia de numerosas autoridades, y bajo la presidencia del Consejero de Educación de la Junta de Castilla y León, Fernando Rey. El rector que dejaba su cargo, José Ángel Hermida, y el que hoy tomaba posesión, han coincidido en felicitar a toda la comunidad universitaria por su extraordinaria comportamiento en las pasadas elecciones, tanto por la elevada participación como por la actitud, que ambos calificaron como “ejemplo de convivencia, compromiso y responsabilidad”.

García Marín ha pronunciado un discurso breve pero intenso, en el que ha marcado las principales prioridades que guiarán su gestión al frente de la institución académica, entendiendo que la rentabilidad de la universidad pública solo se puede concebir de una manera: en términos de la contribución a la formación de profesionales que hagan que la sociedad sea mejor, “esa es la gran rentabilidad de la universidad pública”, afirmó.

Para poder lograrlo solicitó al Consejero de Educación “el esfuerzo de reducir las tasas y aumentar las becas, para que esta formación, la ciencia, la cultura, sean accesibles a todo el mundo” porque, tal y como afirmó, “estamos firmemente convencidos de que la educación pública no es un gasto sino una inversión”.

También avanzó su intención de “tomar medidas que favorezcan la investigación y la docencia”, porque, “una universidad que no aprecie, valores y estimule la investigación está condenada a la mediocridad”, así como su deseo de “apostar con decisión por la estabilidad del profesorado”, que pasa por consolidar una plantilla “suficiente y de valía acreditada”, lo que dijo que será un objetivo principal e irrenunciable.

COMPROMISO DE MANTENIMIENTO DE LAS TITULACIONES

Mención aparte ha merecido el mapa de titulaciones, del que ha reconocido que “vamos retrasados”, pero del que está convencido de que “recuperaremos el tiempo perdido y nos pondremos inmediatamente a ello”, contando con todos los centros de ambos campus, y con el compromiso personal de “mantener todas las titulaciones existentes actualmente”.

Ha habido espacio para citar la importancia de deporte y cultura, “inherentes a la universidad”, y que García Marín afirmó que “tendrán todo nuestro apoyo”, así como la proyección internacional, que se potenciará por el hecho de que “enriquece a la institución y a las personas que la forman, por lo que pondremos todo nuestro empeño en esta tarea”.

El nuevo rector ha expresado su intención de valorar, de forma habitual y no como algo extraordinario, la tarea que desarrollan todos los que forman parte de la Universidad de León, desde el “respeto al trabajo, a las personas y a las ideas”, porque afirmó que “el rector es representante de la universidad, lo es de todos, y está al servicio de toda la comunidad universitaria”.

No concluyó sin hace un gesto para los alumnos, “ciudadanos comprometidos con la sociedad que pone en ellos su esperanza de futuro”, a quienes avanzó algunas actuaciones a la mayor brevedad, como “la reforma del calendario escolar y de exámenes, o la apertura de salas de estudio, entre otras”, antes de citar unas palabras del que fuera premio Nobel en 1922, Santiago Ramón y Cajal, en las que el médico urgía a “cultivar intensamente los yermos de nuestra tierra y de nuestro cerebro, salvando para la prosperidad y enaltecimiento patrios todos los ríos que se pierden en el mar, y todos los talentos que se pierden en la ignorancia”, con las que puso punto final a su alocución.

PALABRAS DE DESPEDIDA DE JOSÉ ÁNGEL HERMIDA

A José Ángel Hermida le había correspondido hablaren primer lugar, y lo hizo para desear suerte y acierto a su sucesor, en una etapa que cree que “no estará exenta de dificultades”. Su discurso ha recordado el “largo y duro camino” que le tocó recorrer, aunque afirmó que “el resultado final compensa con creces el esfuerzo que todos hemos tenido que realizar”, en un mandato que consideró que estuvo marcado por la economía, para conseguir finalmente que, gracias al plan de saneamiento, desde el 2010 se haya alcanzado el “equilibrio presupuestario en gasto corriente”.

Hermida destacó su “colaboración y lealtad con las instituciones que representan a la sociedad”, con independencia de su color político, así como la relación con las empresas y el impulso a la investigación y transferencia porque, según dijo, “en la actualidad León destaca en los sectores biotecnológico, agroalimentario y de las tecnologías de la información y la comunicación”. En todos ellos, -afirmó-, “participa activamente la Universidad de León, y es preciso seguir trabajando en esta dirección”.  Sus últimas palabras como rector las dedicó a todas las personas con las que ha trabajado en los ocho años de su mandato, “juntos hemos tenido que afrontar situaciones muy difíciles en las que casi nunca había medios económicos, pero sobraban ilusión, ideas y trabajo, mucho trabajo”, para concluir con un recuerdo emocionado a sus amigos, familia y especialmente su desaparecida esposa, “porque siempre has estado conmigo, gracias MariLuz”.

ELOGIOS DEL CONSEJERO A LA ULE, QUE DEFINIÓ COMO “GRAN UNIVERSIDAD”

El Consejero de Educación, Fernando Rey, se ocupó de cerrar el acto, y lo hizo con agradecimiento a todos los que han sostenido el timón de la universidad, “en medio de una crisis pavorosa”, en una época de “necesidades crecientes y recursos menguantes”.

Al nuevo rector le ofreció, “cuenta conmigo desde ya, para hacer de la ULE una universidad de referencia”, aunque repitió convencido que “se pueden sentir orgullosos los leoneses porque es una gran universidad”, y añadió que “muchos de sus profesores brillan con luz propia y resisten la comparación con cualquier otro centro de cualquier otro país”.

Impactos: 14