mayores atencion 1

El nuevo Centro de Día de Castrillo de la Ribera es un centro multiservicios, enmarcado en el modelo de atención ‘En mi casa’, que supone una nueva forma de organizar los servicios para mejorar la calidad de vida de las personas, fijar población en el medio rural y contribuir a generar empleo y crecimiento económico. La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades ha destinado 230.000 euros a financiar la construcción del en el que se pondrá en marcha este proyecto innovador en breves fechas. Además, la Junta destinará 1,6 millones de euros a adaptar las estancias diurnas al modelo ‘En mi casa’ en sus seis centros propios para mayores de la provincia de León, lo que supondrá la ampliación de plazas y la flexibilización de horarios para acomodarse a las necesidades de sus usuarios.

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, ha visitado las instalaciones del nuevo Centro de Día de Castrillo de la Ribera, en León, al que la Junta ha destinado 230.000 euros, de los 570.000 euros de inversión total que ha supuesto su construcción, y que, gestionado por Asprona León, perteneciente a Plena Inclusión, pondrá en marcha en próximas fechas un proyecto innovador. Este proyecto se basará en que desde el centro se ofrecerán los servicios a las personas mayores de la comarca y también, y en ello reside la novedad del proyecto, a las personas con discapacidad, con independencia de cuál sea el tipo de discapacidad que tengan.

Alicia García ha agradecido a Plena Inclusión, a través de Asprona León, su disposición a unirse y participar en la nueva concepción de la atención a las personas que está respaldando la Junta a través de los centros multiservicios, enmarcados en el modelo ‘En mi casa’. García ha destacado que los centros multiservicios suponen una nueva forma de organizar los servicios pensada para que las personas mayores o las personas con discapacidad puedan contar con los apoyos necesarios para seguir viviendo en sus domicilios, manteniendo así su autonomía e integración social. Estos centros multiservicios ofrecen importantes beneficios para las personas, especialmente para las que viven en el medio rural, ya que mejoran la calidad de vida de las personas dependientes, contribuyen a fijar población en el medio rural y suponen una oportunidad para generar empleo y crecimiento económico.

El Centro de Día de Castrillo de la Ribera es un ejemplo en este sentido ya que ofrece servicios de promoción de la autonomía personal, comedor, unidad de atención social, taller de gimnasia, unidad de estancias diurnas y permite la existencia de 18 puestos de trabajo, que incluyen a dos trabajadores con discapacidad. En la actualidad Castilla y León cuenta con 285 centros multiservicio que aglutinan 720 servicios, de los cuales 47 centros se encuentran en la provincia de León, con un total de 134 servicios registrados. A través de estos centros multiservicios, se pretende seguir implantando el modelo ‘En mi casa’, cuyos decretos de autorización y acreditación de centros aprobó el Consejo de Gobierno de la Junta el pasado mes de febrero.

1,6 millones para adaptar los centros a las necesidades de los usuarios

Alicia García se ha referido también a que la Consejería destinará 1,6 millones de euros para adaptar el servicio de estancias diurnas al modelo ‘En mi casa’ en seis centros dependientes de la Gerencia de Servicios Sociales en León, lo que supondrá ampliación de plazas residenciales y flexibilización de horarios, para adaptarse a las necesidades de los usuarios. Los centros propios de la Junta en León son las residencias de personas mayores de León y de Ponferrada y los centros de día para personas mayores de Ponferrada, Cistierna, Bembibre, León I y León II.

En esta dos residencias, habrá un aumento de 111 a 133 plazas, ya que la Residencia de Personas Mayores de León pasará de las 49 plazas con las que cuenta en la actualidad a 55, y la Residencia de Personas Mayores de Ponferrada, de 10 a 26 plazas. Por otro lado, el servicio comprende no sólo la atención de los usuarios sino también el transporte adaptado, es decir, el transporte de los usuarios desde los domicilios a los centros y desde éstos al domicilio. Estos traslados se realizarán en vehículos para el transporte de personas con movilidad reducida o sillas de ruedas.

Las estancias diurnas son un servicio de atención integral, de carácter social, que se presta durante una parte del día y  va dirigido a garantizar la calidad de vida de las personas mayores, mantener el nivel de autonomía personal de los usuarios y promover su desarrollo cultural. El objetivo final es evitar, en la medida de lo posible, que las personas mayores tengan que abandonar su entorno social y familiar o, al menos, retrasar su atención institucionalizada, al mismo tiempo que sirve de apoyo a las familias y a sus cuidadores. Las unidades de estancias diurnas están dotadas de todas las prestaciones básicas necesarias para la autonomía personal, como atención individualizada y dinámica, servicios médicos, terapia ocupacional, entre ellos talleres de recuperación cognitiva o fisioterapia.

El modelo de atención ‘En mi casa’

El modelo ‘En mi casa’, busca mejorar la calidad de vida de las personas mayores en general, tanto aquellas que están en centros residenciales como de las que viven en sus domicilios y necesitan apoyos a su vida independiente. Es un modelo de atención integral centrado en las personas mayores, en sus necesidades y en sus deseos. Para ello se introducen elementos clave como el ‘proyecto de vida’, ‘el profesional de referencia’ y las ‘unidades de convivencia’.

Una de las grandes novedades de esta normativa es la necesidad de que las personas usuarias de centros residenciales y de estancias diurnas cuenten con un ‘proyecto de vida’ como garante del derecho de autodeterminación de los usuarios, que debe garantizar así mismo el control de su propia vida y deberá contener el ‘plan de apoyos’ para conseguir hacer efectivos sus deseos. Para que el proyecto de vida sea una realidad, cada usuario de los centros contará con un ‘profesional de referencia’, que establecerá con la persona mayor una relación de apoyo, constituyendo para él una figura de referencia en el centro para la atención, canalización y resolución de sus problemas y demandas.

Este modelo ha sido pilotado con éxito en más de 100 experiencias en centros de la Comunidad Autónoma, tanto públicos como privados, y ha contado con la participación de los colectivos sociales, especialmente de las asociaciones de personas mayores, que venían demandando otro enfoque en la atención. También cuenta con el consenso de los grupos políticos con representación parlamentaria, que expresamente mediante dos resoluciones pidieron que este modelo fuera el fundamento sobre el que se asentará la nueva regulación de los centros para personas mayores, con el de los representantes del sector, y responde a los acuerdos adoptados en el Consejo territorial de Dependencia.

Para impulsar la implantación del nuevo modelo, la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades y LARES y ACALERTE, asociaciones mayoritarias en el sector de la atención a las personas mayores en Castilla y León, firmaron un Protocolo para el desarrollo de acciones informativas y de un plan de formación específico para el conjunto de los profesionales implicados en la implantación del nuevo modelo.

Impactos: 29