Este lunes 4 de abril se ha debatido la aprobación inicial del Presupuesto para 2016 en el Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo. La mala gestión de PP y PSOE que nos ha dejado 78 millones de deuda que han desembocado en un Plan de Ajuste, ha llevado a que el tercer municipio de la provincia y quinto de la Región Leonesa lleve cuatro meses sin Presupuesto y por tanto en un estado de parálisis.

Las cuentas desde luego no son las que a UPL le gustaría, ni en el fondo ni en la forma. Llevamos muchos meses de retraso. A nuestro entender, este borrador debía haberse enviado a Madrid como muy tarde en noviembre de 2015, antes incluso de recibir el visto bueno al último Plan de Ajuste por el Fondo de Sentencias, tras el cual, habría bastado con modificar el borrador.

Después el proceso ha estado lleno de retrasos y despropósitos pues el Equipo de Gobierno PSOE-PAL ha mantenido desinformada a la Oposición, enterándonos de las novedades por la prensa antes que por los propios compañeros de Corporación, lo cual entendemos como una falta de respeto a los ciudadanos y a los principios democráticos por los que se rige nuestra sociedad.

¿Cuál es la postura de UPL? Insistimos, no nos gustan. Al mirar el borrador se nos plantean muchas dudas. En primer lugar, mostramos nuestra alegría por poder debatir un presupuesto, algo que no hacemos desde 2010. Respecto a la propuesta nos llama la atención cómo desde Madrid avisaron que los ingresos estaban poco justificados y existe la necesidad de mejorar la recaudación, siendo esta una alternativa a la subida de impuestos, algo que ya propusimos en los debates celebrados al respecto. Vemos que en este proyecto no se va a poder cumplir el primer requerimiento de Madrid, que es poder absorber de forma sustancial el remanente de tesorería y la Cuenta 413 (Facturas en el cajón) de 2015 en este nuevo Presupuesto, para lograr así el equilibrio presupuestario. No se ha tenido en cuenta la deuda con el concesionario del Agua, el cual se tendrá que encarar tarde o temprano, lo mismo que sucede con la deuda que mantiene el consistorio con Gersul, ambas sin dotación presupuestaria.

Por coherencia, tras tantos meses criticando la falta de un Presupuesto, no queremos bloquear el proceso, reconocemos que dada la situación municipal es difícil pensar en unas cuentas mejores. El Ayuntamiento tiene que funcionar, tiene que haber un Presupuesto para volver a dar normalidad y pulso a la institución, recuperando servicios al ciudadano como el Centro de Ocio de Trobajo del Camino. Los ciudadanos no tienen por qué seguir pagando la mala gestión de PP y PSOE. Sin embargo, tememos que con los gastos presupuestados, cuando se liquide la Cuenta General de 2016 se constatará que se ha disparado el gasto, y el Ayuntamiento tendrá más problemas de los que ya tiene.

Desde UPL creemos que debe ser el Pleno y no la Junta de Gobierno Local donde se tiene aprobar este punto decisivo para el Ayuntamiento, porque es este el órgano que ha sido elegido directamente por los ciudadanos. Estos son a grandes rasgos los motivantes que han llevado a nuestro grupo político a abstenernos. Esperamos que a la vuelta de verano el Equipo de Gobierno comience a trabajar en el Presupuesto de 2017 para no tener que repetir la paralización de este año.

Impactos: 9