quisicosas veguellina

-Abuela, si quieres te ayudo a preparar la comida para mañana. Es último domingo de mes y en Veguellina de Órbigo se realizará el mercadillo “Quisicosas”. ¿Te acuerdas de Sara Fernández Giganto? Gracias a ella, cada último domingo de mes, en la plaza de Veguellina de Órbigo se lleva a cabo el mercado más truequero y dicharachero de toda la provincia de León.

-No seas teatrero anda. Mira que… Está bien, si quieres ir a “Quisicosas” lo mejor es dejar los garbanzos a remojo para poner cocido mañana.

-¡Ummmm! ¡Qué rico! Eso si que mola, vendremos cansados porque me he enterado que una escuela de circo, va a animar la plaza mientras dure el mercado del trueque. ¿Sabes abue? Te voy a contar un secreto. Precisamente quiero ir, ya que necesito saber qué requisitos hacen falta para ir a la escuela de circo de León.

-Nos ha amolao con el crío. ¿Pero eso se lo has dicho a tu padre? Habrás salido a tu madre, ya te digo yo que a mi hijo no. ¡Le daba miedo saltar el reguero! Anda tráeme los garbanzos de la despensa que los voy a poner a mojo.

Podría ser la conversación de cualquier nieto con su abuela. Y para esa conversación se tendría que dar el caso de que existiese el mercadillo de Quisicosas.

Lo cierto es que existe el nieto, la abuela y el mercadillo de trueque Quisicosas.

Si aún no te has acercado nunca el último domingo de cada mes a Veguellina de Órbigo para intercambiar, comprar, aprender, exponer y pasar una mañana estupenda y distinta, siempre estarás a tiempo. Recuerda, cada último domingo de mes, en Veguellina de Órbigo, se celebra un mercadillo en el que puedes comprar, cambiar, vender, lo que mejor te vaya.

Mordida existencial: Nuestro planeta va estando escaso de recursos, y los humanos somos los mayores depredadores del sistema, además de por la cantidad, por la des-calidad que le estamos dando. Ya hay muchas personas que se replantean nuevas formas de adquirir, de manipular, de conseguir, de repartir los bienes que la naturaleza nos da. Una de ellas, Sara Fernández Giganto, ayudada por algunas personas más, comenzó este proyecto que sin duda es una buena manera de concienciar, participar y de ir buscando soluciones al consumismo masivo que nos derrotará si no buscamos otras alternativas. Sara además quiere que “Quisicosas” no solo sea un mercadillo, se está moviendo para traer a la escuela de circo de León, así estará mucho más animado. También prepara talleres de concienciación ciudadana sobre reciclaje. Espera en breve, tener en la plaza durante el mercadillo, cuenta cuentos, animaciones variadas y de entretenimiento.

Es muy de agradecer que las personas jóvenes, como ella, muestren otro formato de comunicación e intercambio. Desde luego, que ha ido ganando adeptos y seguramente cada vez habrá más puestos que expongan sus mercancías y más personas que se acerquen a comprar, vender, intercambiar y divertirse.

Queda dicho, último domingo de cada mes, no dejes de acercarte a Veguellina de Órbigo, es muy probable que le saques muy buen provecho. Vale.

(Vale es la última palabra de “Don Quijote de La Mancha”. Era una forma de despedida en la época de Don Miguel de Cervantes, creo que no es mala idea retomarla y hacer honor a uno de los  mejores literatos de todos los tiempos).

Manuela Bodas Puente – Veguellina de Órbigo.

Impactos: 145